Temas Especiales

25 de Feb de 2021

Deportes

Arbitrajes para varias estrellas

NUEVA YORK. Clayton Kershaw y Max Scherzer, lanzadores que vienen de ganar el premio Cy Young, sobresalen dentro de un grupo de 146 juga...

NUEVA YORK. Clayton Kershaw y Max Scherzer, lanzadores que vienen de ganar el premio Cy Young, sobresalen dentro de un grupo de 146 jugadores que se someterán al arbitraje salarial.

Kershaw (Dodgers) y Scherzer (Tigres) presentaron formalmente sus solicitudes.

También lo hicieron el lanzador David Price (Rays), el tercera base dominicano Pedro Alvarez (Piratas), el relevista cubano Aroldis Chapman (Rojos), el receptor Matt Wieters (Orioles) y el pitcher Jordan Zimmermann (Nacionales).

Jugadores y clubes deben intercambiar montos el viernes y las audiencias se realizarán el mes próximo en St. Petersburg, Florida.

De los 133 jugadores que el año pasado recurrieron al arbitraje salarial, ninguno llegó a una audiencia.

Fue la primera vez que eso ocurrió desde que el proceso comenzó en 1974.

Los jugadores que optaron por el arbitraje promediaron un aumento de 119 por ciento de sus salarios, según un estudio.

EL PROCESO

El arbitraje salarial en el béisbol de las Grandes Ligas cumplió 40 años de vigencia en el 2013, tras su institución producto de las negociaciones colectivas de 1973.

Es un proceso que pueden utilizar algunos jugadores para determinar su sueldo y se basa en la comparación de estadísticas.

Un árbitro recibe dos propuestas, una del equipo y una del pelotero y debe seleccionar la que le parezca la más acertada; es decir, que la decisión queda completamente al criterio de quien en este caso se convierte en un mediador o en el amable componedor.

Aunque no pareciera un proceso conflictivo, en la práctica sí lo es, pues las partes tratan de convencer al árbitro de que su posición es la correcta.

Con esto, ambas partes tratan de evitar una audiencia, en la que los términos y argumentos pueden ser más ásperos e incluso, hirientes.

Por eso, la actuación de quien dirime es tan importante, aunque se entiende que los equipos son los que tratan de evitar que se pueda llegar a una audiencia, con tal de mantener una relación fluida y sin conflictos con los peloteros.

Además, luego de cumplir seis años de servicios en un mismo equipo, un pelotero puede declararse agente libre, sin perjuicio para él ni otro equipo.