01 de Dic de 2021

Baloncesto

Polémica entre la FIBA y la Euroliga

LA Euroliga tiene en sus manos la solución a un problema que ‘ha creado ella misma', con solo ‘reprogramar dos jornadas de la temporada regular'

Polémica entre la FIBA y la Euroliga
Jorge Garbajosa, presidente de la Federación Española de Baloncesto.

Luego de que el presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB), Jorge Garbajosa, anunciara que la selección convocará a los mejores jugadores que participan en la Euroliga para representarlos en las ventanas clasificatorias de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) para el Mundial de China de 2019, la Euroliga insistió en plantear un calendario internacional que modifica el actual pero que traslada las ventanas de selecciones de la FIBA a junio y julio, con agosto como mes de descanso de los jugadores y septiembre destinado al inicio de las competiciones de clubes.

Sin embargo, la FIBA considera que es ‘una torpe táctica de distracción', en un momento en el que ‘la decisión de la Euroliga de crear un conflicto con el calendario ha sido elevada para su investigación ante la Comisión Europea'.

La FIBA considera que ‘simplemente no es seria y por tanto es inaceptable' una propuesta que llega dos meses antes del comienzo de los partidos de clasificación para el Mundial de 2019, y que ‘comprime' los partidos de selecciones ‘en un plazo de cuatro semanas en julio, comparado con las 38 semanas de las competiciones de clubes'.

El organismo mundial reprocha a la Euroliga su pretensión de ‘desplazar la competición bandera de la FIBA (el Mundial) de septiembre a julio de 2019 e incluso intentar cambiar las fechas de los Juegos Olímpicos'. A juicio de la FIBA, la Euroliga tiene en sus manos la solución a un problema que ‘ha creado ella misma', con solo ‘reprogramar dos jornadas de la temporada regular'.

‘La realidad', añade el comunicado presentado el pasado viernes, ‘es que la Euroliga considera que las selecciones nacionales son un miembro innecesario y molesto de la familia del baloncesto' y, por ello, desea ‘reducir su presencia en el calendario y marginarlas en un rincón del verano'.

La FIBA señala que no está interesada en prolongar ‘un intercambio público' de comunicados que daña la imagen de su deporte, y se declara ‘dispuesta a tomar en consideración propuestas que respeten los equipos nacionales y las ligas domésticas'.