Temas Especiales

21 de Apr de 2021

Baloncesto

Kevin y Kyrie, una sociedad en ciernes

Durant e Irving están por terminar sus contratos con Warriors y Celtics respectivamente. Nueva York parece un destino común

Kevin Durant se planteó la necesidad de ser un jugador de alto nivel, pero con un anillo de campeón de la NBA como símbolo de tal excelencia.

Kyrie Irving saboreó la gloria de un campeonato con los Cavaliers de Cleveland en 2016; pero había un sabor agridulce en esa victoria: no era él el gran protagonista.

Jugando siempre a la sombra de LeBron James, Irving se sentía colocado a un lado del tabloncillo, a pesar de que promedió 25.2 puntos por partido en la temporada de campeonato, siendo pieza ofensiva fundamental para el título de los ‘Cavs'; pero la presencia de ‘El Rey' minimizaba el gran trabajo del armador.

CAMBIOS

Mientras Durant buscaba horizontes en la agencia libre, Irving era enviado a Boston por Isaiah Thomas.

22.2

puntos por partido promedia Kyrie Irving en su carrera, siendo figura clave en el equipo de Boston durante las dos últimas campañas.

17-65

fue la pobre marca de los New York Knicks esta temporada; un equipo que tendrá que abrir la chequera e invertir en talento.

Durant recaló en Golden State, franquicia que venía de ganar un campeonato y que con su presencia, sumada a la de Stephen Curry, Draymond Green y Klay Thompson produjo el impacto de una franquicia casi invencible. Dos anillos de campeón de la NBA para Durant confirman esta apreciación.

Por su parte, Irving se adaptó a Boston, al que catapultó con un brillante juego a los playoff, aunque en la pasada temporada, echó de menos a Gordon Hayward, lesionado en el primer encuentro, operado y sin poder apoyar a su compañero.

Ambos jugadores están en la carrera de los playoff en sus respectivas conferencias; Durant con los Warriors en el Oeste e Irving con los Celtics en el Este.

¿A NUEVA YORK?

Ambos tienen en común el que para el mes de julio de 2019, serán agentes libres sin restricciones; y la posibilidad de que jueguen juntos es uno de los deseos más caros que tienen los Knicks de Nueva York.

Debe recordarse el trato súper cordial que ambos se prodigaron durante el fin de semana del Juego de Estrellas de la NBA en febrero de este año.

‘Somos buenos amigos', comentó Durant en aquella ocasión; y por supuesto, Irving confirmó la relación: ‘ojalá pudiéramos jugar juntos'. Es un deseo que podría cumplirse, dependiendo de si para el mes de julio, los Knicks cuentan con el capital para atraer a estas dos estrellas, pues equipos como Los Ángeles Clippers cuentan con las armas económicas para captar la atención de alguno de los dos, o de ambos.

Para el equipo de Nueva York, tener a las dos estrellas es el objetivo de la próxima temporada baja, uno que necesitan concretar, para no quedarse sin estrellas ni victorias en la próxima temporada.