27 de Feb de 2020

Béisbol

San Francisco no se olvida de lo que hizo Barry Bonds

El hoy coach de los Marlins fue ovacionado por la fanaticada

San Francisco no se olvida de lo que hizo Barry Bonds
San Francisco no se olvida de lo que hizo Barry Bonds

Los Gigantes de San Francisco fueron para Barry Bonds por muchos años más que un equipo, un hogar.

Bonds jugó 15 temporadas con los Gigantes, y aunque no ganó una Serie Mundial, el significado de su tránsito por este equipo representa una huella imborrable, aunque manchada por el uso de sustancias prohibidas.

Ahora, con 51 años de edad y casi diez de retirado, Bonds regresó a San Francisco, al AT&T Park, para la serie que los Gigantes juegan ante los Marlins de Miami, donde el ex pelotero es el instructor de bateo.

Bonds fue recibido como el hijo pródigo que regresó al hogar. Pancartas con mensajes como ‘Bienvenido a casa Barry' y ‘Gracias por todas las alegrías que nos diste' se apreciaban entre los asistentes que esperaban verle en algún momento salir durante la práctica previa al encuentro.

Bonds accedió gustoso. Firmó autógrafos, se tomó fotografías ‘selfies' y bromeó con los aficionados que se agolparon a un costado de la gradería, junto a la caseta del equipo visitante.

‘Es imposible no emocionarse con estas cosas', comentó Bonds, luego de haber atendido a los numerosos aficionados que lo saludaron efusivamente.

Antes de iniciar el encuentro, y de manera muy especial, el anunciador llamó al número 25 de los Gigantes de San Francisco (mismo número que usa con los Marlins), quien desde el plato levantó su gorra para saludar al público.

Bonds terminó su carrera con 2 mil 935 imparables, 762 jonrones y mil 9996 carreras empujadas, contando sus siete años previos con los Piratas de Pittsburgh.

‘Barry es un símbolo en San Francisco. Si no ha sido mejor reconocido, aquí sin dudas mantiene todo el afecto de los aficionados', comentó el mánager de los Gigantes, Bruce Bochy.