Temas Especiales

25 de May de 2020

Béisbol

Los Tigres de Detroit apuntan hacia cambios estructurales

La decisión implicaría dejar ir a su gran astro, Miguel Cabrera

Los Tigres de Detroit apuntan hacia cambios estructurales
El venezolano estaría en la lista de canjeables.

Las lecciones aprendidas en la temporada de 2016 han sido contundentes para varios equipos de las Grandes Ligas, al punto de disponerse a realizar cambios drásticos en sus políticas administrativas.

Dos de estos equipos están en disposición de escuchar ofertas para cambiar a varios de sus mejores peloteros.

La reunión de gerentes generales de equipos de las Ligas Mayores podrían traer consigo algunos importantes movimientos a manera de canjes, con los que se trabaja en dos direcciones: unos buscarán material para impulsar sus posibilidades en el 2017, y otros buscan mediante un cambio de estrategia minimizar costos y reclutar talento con potencial de estrellato.

Uno de estos equipos, los Tigres de Detroit, podrían moverse en la dirección de los cambios, desprendiéndose de algunos de sus mejores y multimillonarios peloteros, como el venezolano Miguel Cabrera y el estelar lanzador Justin Verlander.

Detroit, que tiene en este momento la cuarta planilla más alta de las Grandes Ligas, quedó a ocho juegos de los Indios de Cleveland, que están en el puesto 26, por el campeonato de la División Central de la Liga Americana.

Cabrera y Verlander le representan varios cientos de millones de dólares por las próximas tres campañas a los Tigres, que no han caminado más allá de ser buenos animadores en cada una de las últimas cinco temporadas. El problema para Detroit está en encontrar equipos dispuesto a asumir los multimillonarios contratos de Cabrera y Verlander.

Más fácil la tienen los Medias Blancas de Chicago, bien aspectados al inicio de la temporada, pero muy pobres al final.

Chicago tiene a Chris Sale, su máxima estrella monticular como ficha de cambio, junto al colombiano José Quintana.

Sale es un izquierdo muy competente, su brazo sería muy bien recibido en cualquier equipo, mientras que Quintana es un derecho que posee un buen control, pero con que recibe poco apoyo de la ofensiva.