Temas Especiales

06 de Aug de 2020

Béisbol

La psicología, arma del deporte contra la covid-19

Desde siempre el rol de la psicología en el universo deportivo ha sido crucial. Pero ha cobrado mayor relevancia en un momento inédito, como la vuelta a las competiciones después del encierro a causa del nuevo coronavirus

El deporte en general está viviendo uno de sus peores momentos de la historia. El 80% o más de sus practicantes se encuentra confinado en sus hogares, debido a un virus que no respeta clase social, religión o raza.

El béisbol profesional surcoreano fue el primero en entrar en acción en 2020, con estrictas medidas sanitarias entre los involucrados.Cedida

Debido a estas circunstancias, muchos han planteado la necesidad de que frente a esta nueva realidad, cada atleta o grupo deportivo cuente con un psicólogo.

En realidad este asunto de tener un especialista en el estudio de la conducta no es nuevo. Diversos deportes profesionales cuentan con uno, y en la mayoría de las selecciones o delegaciones nacionales, indistintamente de la actividad, también.

Los expertos en la materia indican que un psicólogo les ayuda a mantenerse concentrados y centrados en sus objetivos, a elevar su autoestima y, al final, valorar junto a ellos su accionar tras cumplir su compromiso.

No obstante, la razón en esta ocasión si es novedosa: el confinamiento voluntario o casi obligatorio, con el fin de evitar la posibilidad del contagio por el nuevo coronavirus.

En los países de Asia y Europa, donde el fatal virus atacó en un principio, la cuarentena fue una de las primerísimas fórmulas utilizadas por las autoridades sanitarias para evitar la transmisión comunitaria.

A pesar de esto, no hace falta enumerar las fatales consecuencias que ha dejado la pandemia en el orbe, además de la suspensión de macros eventos deportivos, como los Juegos Olímpicos de Tokio.

Una nueva realidad

El mundo deportivo ha tenido que 'tragar grueso' y adaptarse a una nueva realidad, porque la covid-19 ha llegado para vivir entre nosotros.

El béisbol coreano fue de los primeros en salir a dar espectáculo y luego le siguió el fútbol europeo, aunque en ambas sin la presencia de su máxima estrella, el fanático.

Efectivamente, las incidencias de cada partido se han seguido por los medios regulares (TV y radio), principalmente, y por las plataformas digitales en forma exponencial.

El educador físico venezolano Jorge Ramírez, director de la Academia de la AMB, trabaja en un protocolo psicológico para pugilistas, entrenadores y manejadores.Cedida

Sin embargo, en otras actividades la rigurosidad sanitaria ha sido milimétrica, mucho más exigente dependiendo del país, y por ello sus estrenos han sido recatados, tratando de minimizar los riesgos.

Es por esta razón que se insiste en el tema del psicólogo, porque si bien algunos deportistas han contado con gimnasios y otros han convertido parte de su hogar en uno, el encierro para muchos ha sido demasiado.

La psicología, una herramienta

Un sondeo realizado por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría determinó que la covid-19 ha traído mucho estrés en el entorno familiar, más que todo por sus efectos negativos sobre la economía y por la incertidumbre de cuándo terminará o será controlada.

Para el profesional panameño de psicología César Augusto Pérez, si bien un atleta puede estar mejor preparado que su familia para afrontar la pandemia, también se verá afectado síquicamente.

“Un atleta tiene la misma estructura mental que cualquier miembro de su familia. Lo que está es preparado para afrontarlo físicamente, porque su sistema inmunológico, gracias a los entrenamientos y alimentación, lo hace fuerte” para rechazar alguna enfermedad, indicó Pérez.

No obstante, el especialista con 40 años en el ramo precisó que si un atleta es “bombardeado” por estímulos negativos, no podrá concentrarse, y si esto sucede, su sistema inmunológico será afectado, por lo que su rendimiento se verá disminuido.

En esa línea, el psicólogo deportivo español Juan Pedro Nonay dijo a un medio de su país que: “(...) a las sensaciones de agobio, falta de libertad o hastío que podemos sentir cualquiera en un momento dado, en el caso de los deportistas supone además una sensación de descontrol, de amenaza, de posibles consecuencias cuando más adelante toque volver a dar lo mejor de sí mismos”.

Afrontar un nuevo entorno

Pérez señaló que una relación psicólogo-atleta le haría ver al segundo, no solo la realidad de su nuevo entorno, sino la forma de afrontarla, con la confianza de que siguiendo las medidas sanitarias, no habrá consecuencias negativas.

Explicó que tanto si se trata de un club, como de un atleta en particular, habría que prepararlo para cumplir con un protocolo psicológico.

En esa línea, el doctor Jorge Ramírez, director de la Academia de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), indicó a La Estrella de Panamá que cualquier atleta de alta competición está preparado para un confinamiento, pero esto no indica que no pueda afectarse psíquicamente.

“De hecho, en conversatorios en la AMB se ha concluido que no solamente el atleta se afecta, sino los entrenadores, manejadores y promotores. Es una situación súper generalizada”, anotó.

Ramírez, doctor en teoría y metodología de la educación física y exatleta de alto rendimiento en Venezuela, expresó que: “No cabría aquí discusión alguna, en cuanto a que debe haber una atención no solo personalizada, sino altamente calificada”.

Dijo que en las condiciones extraordinarias en que se encuentra el mundo por la covid-19, el atleta debe recibir una preparación psicológica donde no solo intervenga el especialista, sino el entrenador y el médico.

“Es un trabajo en conjunto para abordar el asunto de manera multilateral en beneficio del atleta”, matizó.

Por otro lado, el español Oriol Mercadé, especialista en psicología deportiva, destacó a la agencia de noticias EFE que el deportista “prácticamente” debe combatir una especie de jet lag primigenio.

“Va a costar recuperar que el cuerpo y la mente estén focalizados. Van a notar que les cuesta centrarse en lo que dice el entrenador o en la acción. Su cerebro se ha acostumbrado a estar divagando sin ningún tipo de centramiento”, destacó.

Para ello, recomienda realizar algunos ejercicios con los atletas, entre ellos el de visualizaciones, donde “se trabajan mentalmente las acciones que se van a realizar, para que sus cerebros completen las conexiones neuronales al hacer su movimiento”.