Temas Especiales

08 de Mar de 2021

Béisbol

'La gran maquinaria roja' de 1975


Fue un equipo invencible, compacto. Pletórico de poder y defensiva. Una maquinaria eficaz, equilibrada y ganadora

La gran maquinaria roja de 1975 0
Fueron un equipo de fábula, de mitos.baseballpilgrimages.com

En el imaginario del béisbol está impresa la imagen de ‘La gran maquinaria roja’, la legendaria escuadra de los años 70, esa que rivalizó con los Orioles de Baltimore, Atléticos de Oakland y Medias Rojas de Boston.

Un conjunto blindado contra todo, con poderosos bateadores, buenos pitchers y jugadores de altísima calidad defensiva.

Tal vez de todas las versiones de los Rojos de Cincinnati, la más sólida y ganadora sea la de 1975. ¿Por qué sería esa versión la más representativa del poderío de esa legendaria franquicia?

Visualizando el nivel de los Rojos en la Liga Nacional durante esa temporada, encontramos que fueron:

Líderes en WAR (43.2). Líderes en su liga en CA (840). Líderes en OPS (.754). Terceros ERA global (3.37). Segundos en total zone runs (62).

Estos numeritos nos hablan de un dominio importante, en los principales parámetros que definen a un gran equipo:

Ofensiva

Los Rojos contaban, entre otros, con formidables bateadores: Joe Morgan (OPS .974 y 94 CI), Johnny Bench (OPS .878,110 CI), George Foster (OPS .875, 78 CI), Pete Rose (OPS .838, 112 anotadas), Tany Pérez (OPS .816, 109 CI) y Ken Griffey padre (OPS ,793 , 95 anotadas).

‘Pitcheo’

En el cuerpo de abridores de Cinncinati estaban: Don Gullette (ERA 2.42, 15 Vict). Gary Nolan (ERA 3.16, 15 Vict), Par Darcy (ERA 3.58, 11 Vict), Fred Norman (ERA 3.73, 12 Vict) y Jack Billingan (ERA 4.11, 15 vict) y relevistas como Will McEnaney (ERA 2.47) , Clay Carrol (ERA 2.62), Rawly Eastwick (ERA 2.60).

Defensiva

La defensiva de los Rojos de Cinncinati era de primera en esa campaña de 1975:

° César Gerónimo, CF (TZ de +26) era el líder de la liga en cualquier posición.

° David Concepción, SS (TZ +21) lideraba entre los campocortos de LN.

° Joe Morgan (TZ +14) dominaba entre los camareros de la liga.

° Johnny Bench (TZ +10) comandaba a los receptores de LN.

° Tany Pérez ( TZ + 7) era líder entre los inicialistas del viejo circuito.

° Pete Rose (TZ +2) era segundo entre los LF.

¿Podría una divisa con semejante elenco perder la Serie Mundial de 1975? Por supuesto que no, y eso que tuvieron que batallar durante siete vibrantes encuentros con los formidables Medias Rojas de Boston. Esa, la de 1975, ha sido considerada por los entendidos, como la mejor Serie Mundial de todos los tiempos, lo que no es poca cosa. Enfrentó a dos poderosísimas divisas y para mayor suspenso se definió en un séptimo juego.

Es dramático recordar a Fred Lynn igualando con un cuadrangular la serie a tres juegos por bando. Es de hacer notar que en esta serie brilló con luz propia Luis Tiant, el pitcher cubano de Boston. Tiant ganó par de juegos (el 1° y el 4°) con una ERA de 3.60 y 12 ponches.

El juego decisivo (el bonito), fue abierto por Don Gullett por la maquinaria y Bill Lee por Boston. En la alta de la novena el sencillo de Joe Morgan, camarero de la maquinaria, impulsó la carrera de la victoria en las piernas de Ken Griffey padre. Eran campeones de la Serie Mundial estos jugadores, que han constituido uno de los equipos más sólidos del béisbol. Fue aquella la tercera corona del clásico de Octubre para Cincinnati.

En efecto, hacer comparaciones entre distintas épocas es absurdo e inoficioso, por las peculiaridades propias de cada tiempo, pero sería bueno, incluso maravilloso, si se pudiera disfrutar una serie, a siete juegos, entre la Maquinaria Roja y los Yankees de 1927. Sería extraordinario ver a Gehrig y a Ruth enfrentar a ese equipo de 1975, ¿no cree usted?

Con el correr del tiempo, la maquinaria se fue desmembrando: cambios, retiros. A Cooperstown han llegado hasta ahora como inmortales Johnny Bench, Joe Morgan y Tany Pérez . Se aguarda que en alguna oportunidad, vía veteranos, se les agregue el campocorto venezolano David Concepción, parte emblemática de ese conjunto de peloteros y su capitán.

Fue un equipo de fábula, de mitos. Invencible. Tal vez David Concepción, su campocorto estelar, pudo sintetizarlo en una estupenda frase:

“La maquinaria Roja de Cinncinnati fue un equipo que se hizo legendario por lo que fue capaz de hacer ante equipos que contaban también con figuras estelares”.

Lo dicho, invencible maquinaria.