Temas Especiales

20 de Jun de 2021

Béisbol

Pedro Martínez, el grande

El mejor lanzador derecho nacido en Latinoamérica. Un as indiscutible. Un señor del montículo. Grande entre grandes

Martínez durante su breve temporada con los Filis en 2009.Wikipedia

Solamente hay que ver su temporada 1999, para darse cuenta de lo prodigiosamente bueno que fue como pitcher este jugador nacido en República Dominicana un 25 de octubre de 1961 bajo el nombre de Pedro Martínez.

En esa campaña logró: 23 victorias y 4 derrotas, ERA 2.07, 313 K, FIP. 1.39, ERA+ 243 y promedio de embasado por entrada 0.923. Otro hito que alcanza Martínez en la temporada 2000 es aún más impresionante: acumula ERA de 1.74, en segundo lugar está la ERA de Roger Clemens (3.70), constituyendo esta la mayor diferencia en la historia entre un primer y un segundo lugar de la categoría.

La trayectoria de Martínez en las mayores se desarrolló entre 1992 y la 2009. En ese lapso fue en la MLB y entre abridores con más de 1500 innings trabajados:

1° en ERA (2.95).

1° en FIP. (2.91).

1° en WHIP (1.05).

1° en Prom. de bateo en contra (.213).

2° en K/9 (10.07).

2° en K. (3032).

3° en fWAR (82.8)

4° en K/BB (4.30).

8° en Victorias (2.09).

Estos logros durante 18 vibrantes temporadas pudo alcanzarlos, Pedro, con base en tres terroríficos lanzamientos: una espectacular slider, un desquiciante cambio y una implacable recta de dos costuras. Un arsenal que puso a sus pies una inmensa cantidad de bateadores y que le permitió ganar tres premios Cy (1997 con los Expos, 1999 y 2000 con los Medias Rojas).

Pedro debutó en las mayores con los Dodgers (1992-93), luego a los Expos (1994-1997), con la Nación de Boston incursionó entre 1998 al 2004, contribuyendo a enterrar la maldición del Bambino, con unas categóricas victorias en la Serie Mundial .

Entre 2005 y 2008 estuvo con los Mets (32-23 y ERA de 3.88) era la fase final de su carrera que concluyó con los Filis en la 2009. Temporada en la que si bien detentó balance de 5 y 1, con 3.63 de ERA, ya el retiro y la merma de condiciones habían tocado a la puerta.

En su último juego, un 30 de septiembre de 2009, frente a Houston, se mantuvo en el montículo por espacio de cuatro innings, recibió 3 carreras limpias y no tuvo decisión (a la postre ganarían los Filis 10-3). El último out sacado por Pedro recayó en el SS de los Astros, Miguel Tejada: un rodado por tercera base. Así concluía la actuación de este legendario y brillante lanzador.

No podría ser de otra manera: en enero de 2015, los Cronistas con derecho a voto para Cooperstown lo exaltaron al Salón de la Fama del béisbol con más de 90% de los sufragios (91.1%). Merecido reconocimiento a tan extraordinaria carrera.

Luego de su retiro, Pedro Martínez es invitado a variados programas de béisbol. Allí despliega con generosidad mucho de ese saber, que supo aquilatar desde el montículo.

Siempre será Pedro, el grande.