Temas Especiales

19 de Apr de 2021

Fútbol

Violencia sin control en fútbol de América

Por disposición de la FIFA, durante el Mundial la seguridad dentro de los estadios será responsabilidad de vigilantes privados.

La violencia en el fútbol en muchos países latinoamericanos no ha podido ser erradicada pese a las disímiles medidas que han adoptado las autoridades.

El presidente de Uruguay, José Mujica, advirtió que analiza sacar a la policía de los estadios tras los desmanes que protagonizaron este miércoles hinchas de Nacional en un partido de la Copa Libertadores contra el argentino Newell’s en el Centenario.

A continuación, un resumen de las iniciativas en diversos países de la región:

BRASIL:La seguridad en los estadios de Brasil, que en 76 días recibe el Mundial de fútbol, varía según cada estado, pero por lo general tiene presencia policial, sobre todo en los juegos de clubes más grandes.

La ausencia de policía en un estadio de Santa Catarina (sur), por orden de la fiscalía, terminó por ejemplo en diciembre pasado con el brutal enfrentamiento entre hinchas de Atlético Paranaense y Vasco por el torneo nacional.

La seguridad estaba a cargo de una empresa privada.

Un helicóptero de la policía invadió el campo de juego, con oficiales disparando perdigones a ciegas.

El saldo fue cuatro heridos de gravedad.

La policía será responsable de los alrededores y sólo actuará dentro del campo en situaciones extremas.

En total se desplegarán 100.000 efectivos de las fuerzas del orden y 20.000 guardias privados.

ARGENTINA: Una prohibición de que asista público visitante rige desde 2013 para la primera división del fútbol, a partir del asesinato de un hincha del club Lanús, a causa de un disparo policial.

Las autoridades ratificaron para el actual torneo Final-2014 la medida de seguridad. No obstante los últimos episodios de violencia se vienen registrando en varios clubes por rivalidades entre facciones de una misma hinchada.

CHILE: Ante problemas similares de violencia, dos años atrás, Chile promulgó una ley que exige a los clubes de fútbol utilizar compañías privadas para la seguridad al interior y las afueras de los estadios durante los partidos.