La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Fútbol

¿Contra la Reconstrucción Post Crisis?

En FIFA, las lecciones aprendidas propiciaron profundos cambios políticos, estatutarios y operacionales

La profunda e impactante crisis del Fútbol, epicentro del sismo que estremeció al mundo hace 2 años, aparenta tocar fondo, pero sus repercusiones subsisten haciendo impactos recurrentes, multidireccionales, multidimensionales y multiniveles en el fútbol; y Panamá, componente Estructural del Fútbol, no escapará a ellos. Aun cuando FIFA suspendió sus investigaciones y entregó sus resultados para que la justicia ordinaria actúe, subyace una desconfianza interna que impedirá trazar un parteaguas que diseccione la gestión futbolística entre ‘antes y después' de la corrupción.

En FIFA, las lecciones aprendidas de la crisis propiciaron condiciones para profundos cambios políticos, estatutarios y operacionales, una extensa catarsis institucional evacuante de suspensiones, inhabilitaciones, cesaciones, reemplazos para transparentar su funcionamiento, lograr gobernabilidad y devolverle al Fútbol una ‘zaherida' confianza, producto del ‘infravalor' del actuar de algunos funcionarios y dirigentes.

La Estrategia -Visión planteada y las señales de la nueva Administración de FIFA a las Federaciones, persiguen cambios radicales de mentalidad en Dirigentes y toda la Familia Fútbol, replantear los paradigmas que lo enmarcaron y dar las pautas de Reconstrucción y Fortalecimiento Institucional, convertir el Fútbol en algo aún más grande, mejor y con más presencia mundial, la innovación, la profesionalización, la elevación de la calidad y competitividad del Fútbol a Nivel Mundial. Desde el 1 de junio de 2016 ha liderizado con decisión, una apretada agenda de profundos cambios Estructurales, de Gestión y Operación para transformar el Fútbol Integralmente y evitar recaídas de corrupción, sin embargo aún subsisten Federaciones, incluso entre las proclives a la ascensión de Gianni Infantino al Poder, que intentan evitarlos a Nivel Nacional, argumentando estar luchando contra una supuesta nueva Dictadura Institucional; no han dimensionado plenamente la naturaleza, amplitud y profundidad de la crisis y que la lucha que necesita el fútbol será contra la corrupción y no contra las formas de combatirla.

Federaciones Nacionales, incluyendo la de Panamá, inexplicablemente han soslayado durante un año la implantación de los cambios superestructurales, organizacionales y operacionales que exige FIFA, argumentando diversos motivos, entre ellos la proximidad de las Elecciones Deportivas a finales de 2017 e inicio del 2018, es decir, anteponiendo la coyuntura política a las necesidades del Fútbol, o quizás suponiendo que, si no realizan dichos cambios, se mantendrá vigente el ‘Sistema Anterior', que tantos vicios y distorsiones permitió. Por su parte, FIFA ya implantó cambios de Orden Global, Estrategia, Estructura, Gobernanza, Controles Financieros, Desarrollo Técnico, Comunicaciones y otros, contrató Profesionales Externos (no expuestos a los ‘Riesgos' del Sistema Anterior de FIFA), y desde junio de 2017 ejecuta cambios fundamentales en las Confederaciones, como en Concacaf, creó nuevas Oficinas de Coordinación, redistribuyó funciones, rediseñó procesos, asignó autonomía e independencia a las funciones profesionales y técnicas, de las posiciones políticas, creó posiciones nuevas y nombró nuevo Secretario General, Director General de Fútbol, Coordinador de Asociaciones; mientras tanto, las Federaciones recibirán más recursos económicos, mayor Asistencia Profesional, aunque condicionando los desembolsos de FIFA para los Proyectos Nacionales, al cumplimiento antes del 1 de julio de 2017 de los requisitos de reestructuración, contratación de Profesionales Idóneos, control, transparencia, ética y rendición de cuentas de los recursos recibidos anteriormente.

Luego de 1 año, Panamá aún no está preparada para toda esta Transformación y Reconstrucción Integral del Fútbol Post Crisis que es un proceso irreversible y que, al igual que la Globalización, no podemos detener y absorberá a nuestro fútbol definitivamente. Fepafut no puede cerrar los ojos, dar la espalda o esconder la cabeza ante una realidad indiscutible, sino prepararse para los cambios. No porque nos vayan a dejar de dar los 1.25Millones de ayuda FIFA, sino porque necesitamos cambios sustanciales, para elevar nuestra calidad y competitividad, porque el Fútbol panameño es de TO-DOS los que queremos verlo Grande y mundialista; y Fepafut debe llevarnos hacia allá.

ENTRENADOR A-PRO DE FÚTBOL