Temas Especiales

11 de Apr de 2021

Fútbol

Historiadores de vidas

Lo que está en evolución constante es la manera en que lo practicamos, cómo lo presentamos y cómo lo vivimos. Las demás son defensas con fundamento disfrazado para tomar decisiones tan hirientes como la presente.

Historiadores de vidas
La batalla por la reestructuración ha presionado el despido de colegas por todo el mundo.

Muchos somos los afortunados que nos desempeñamos en una profesión como la del periodismo, ya sea en Centroamérica, Europa o cualquier otra parte del mundo, pero pocos valoran éste sueño y pasión que sirve de impulso día con día para enardecer una función tan incomparable.

Hace apenas unos días Televisa, la empresa mexicana, anunció que dentro del apartado informativo de los deportes habría un recorte de personal debido a la nueva planeación que se quiere desarrollar para mediados del presente año. Un fallo que sorprendió en primer lugar por la cantidad de periodistas que quedarían fuera, y en segundo por los nombres de los ahora separados.

Grandiosas transmisiones de diversas infancias, así como analistas que tomaron de la mano portentosas anécdotas de varias generaciones, son algunos de los que se han ido, sin embargo, sé que volverán al cuadrilátero, porque su talento es una virtud que sabe levantar la mirada a pesar de la caída.

La batalla por la reestructuración ante mercados juveniles más demandantes, con la necesidad de estar presentes en múltiples plataformas ha presionado el despido de colegas por todo el mundo, todo ello versus la experiencia con calidad que otorgan los de la escuela tradicional en una esfera que no reconoce de tiempos. Ese es uno de los mayores retos que enfrenta una de las profesiones más golpeadas.

Por un lado las áreas empresariales que pujan por más ingresos en la corporación, eso sin haber entendido el nuevo consumo de entretenimiento de los públicos emergentes. Un rezago de comprensión comercial para una época llena de avances, misma que no perdona que el proceso de producción se atrase o se convierta en ineficiente.

Y por el otro, la decisión de conservar una pizca de propiedad en opiniones y puntos de vista que robustezcan el argumento periodístico, que ofrezcan credibilidad y fuerza al oficio que se respira, unas cualidades que parecen no interesar más en la comunicación profesional.

Quisiera que no se confundieran las expresiones, pues hay personas que creen que el periodismo desaparece en mayor medida con el paso del tiempo. Lo que está en evolución constante es la manera en que lo practicamos, cómo lo presentamos y cómo lo vivimos. Las demás son defensas con fundamento disfrazado para tomar decisiones tan hirientes como la presente.

Desde éste papel dejo mi más honesto agradecimiento a todos esos compañeros que siguen siendo los ejemplos con los que de niño parpadeaba, esos que motivaron y alentaron a un desconocido más, los que contaron historias ensordecedoras llenas de inspiración y vida, aquellos que abrazaron con sus voces los hechos en distintas estaciones del año. El camino no ha llegado a su final, solo es una división de sendas la que se presenta. Por eso y mucho más, a todos ellos ¡infinitas gracias!