La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Fútbol

La VAR-iante del verano

La aplicación del videoarbitraje ha generado polémicas entre los clubes, los entrenadores, los futbolistas y los fanáticos

La VAR-iante del verano

En textos anteriores ya había comentado sobre la complejidad que ha brindado la instalación del Video Assistant Referee (VAR) en el fútbol de nuestra época. Análisis positivos y negativos que no dejan claro si el recurso de la FIFA podrá ser más justo con el manejo de la tecnología en la revisión de las jugadas.

Es por eso que ahora, con la evidencia que nos dejaron las tres finales de fútbol en pleno domingo (Mundial Femenil, Copa América y Copa Oro), trataremos de profundizar acerca de lo funcional que fue para el desarrollo de un deporte que se había resistido a la ‘evolución'.

En la Copa Mundial Femenina que se llevó a cabo en Francia hubo bastantes situaciones que desembocaron en la ayuda del VAR. De hecho, según el Wall Street Journal , para los octavos de final de la competición femenil ya se habían producido más circunstancias de revisión en el VAR que en todo el Mundial de fútbol para hombres en 2018.

En este punto y después de revisar las acciones que se aclararon con el recurso tecnológico, podríamos decir que en el Mundial Femenino se aprobó la asistencia de video. Incluso la final, que enfrentó a Estados Unidos ante Holanda, no quedó exenta del tema al revisarse la falta sobre Alex Morgan que concluiría con la primera anotación del equipo norteamericano.

No obstante, la crítica benévola que se le pueda conceder al campeonato en Francia, contrasta agrestemente con los detalles que perjudicaron ciertos pasajes de la Copa América, instantes que ensuciaron en mayor medida el progreso de los cotejos y que culminaron con un torneo manchado por las decisiones arbitrales y las polémicas fuera de la cancha.

De forma distinta, el VAR no se aplicó con la equidad correspondiente. Las coyunturas a observar fueron disímiles y variables, no existió un criterio unificado que permitiera darle igualdad a las resoluciones arbitrales y, sin mencionar casos concretos, la balanza se inclinó hacia un lado en muchas ocasiones.

Con información que rescaté de la propia página de la FIFA, el VAR ‘observa constantemente el partido para detectar posibles errores manifiestos relacionados con cuatro situaciones concretas determinantes para el curso del encuentro'. Claramente eso no sucedió en el torneo de selecciones sudamericanas.

Además de lo anterior ‘el equipo de VAR se pone en contacto con el árbitro únicamente en caso de que se produzcan errores claros o se pasen por alto incidencias graves', palabras que tampoco se ejecutaron en el transcurso de varios momentos capitales del campeonato.

¿Cuál fue el problema? Creo que la capacitación a los equipos arbitrales debe ser mayor, las reglas de uso y los momentos para la revisión de las jugadas deben ser más claras y sin opción a duda, no se pueden tardar tanto tiempo en investigar una falta intrascendente y, caso opuesto, pasar desapercibida una prueba flagrante.

En cambio, y por último, hubo confederaciones como la CONCACAF que decidieron no utilizar el video arbitraje hasta que sus colegiados tuvieran una capacitación más adecuada. Lástima que para éste certamen sí hizo falta, sin embargo, no fue tan determinante como lo visto en Brasil.

Podremos estar de acuerdo o no en la utilización de éste mecanismo, pero lo que sí tendríamos que entender es que el fútbol fue reformado y ahora estamos ante los cambios que se hicieron, mismas modificaciones que volarán como polvo en el aire hasta llegar a la mayor parte del mundo.

El fútbol que estábamos acostumbrados a ver no volverá, al menos no dará marcha atrás durante la gestión de Gianni Infantino, el responsable de haber agitado el balompié y la atmósfera que lo rodea. Un deporte que necesitaba ser más equitativo ahora sufre esa transición de época con las nuevas variantes del verano.