La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Fútbol

Maradona, el personaje intocable

La presencia el domingo de Diego Maradona nuevamente como director técnico de un club argentino, provoca una enorme expectativa que rebasa lo deportivo hasta incidir en el ambiente político

Este domingo en el Estadio del Bosque, La Plata, Argentina, Diego Armando Maradona regresa a la actividad deportiva como entrenador dirigiendo al club Gimnasia y Esgrima ante Racing, en el partido más esperado de la sexta fecha de la Superliga Argentina.

Argentina abocada en una crisis política y económica provocada por la derrota del presidente Mauricio Macri ante el candidato opositor Alberto Fernández en las llamadas elecciones primarias, traducida en aumento de la inflación, consiguiente devaluación del peso ante el dólar y protesta social, ha encontrado en el regreso de su máximo ídolo futbolístico un filón mediático para sumar un inusitado interés al torneo local, dominado especialmente por los llamados equipos grandes.

Inicios con un empate ante el Tolo Gallego

Maradona inició como técnico después del Mundial USA 94, como una salida de emergencia ante la sanción de 15 meses de suspensión de actividad como jugador, impuesta por el doping detectado durante el torneo. Fue contratado por el club Mandiyú para hacer dupla con el entrenador Carlos Fren para el torneo Apertura de 1994. Estuvo en 12 partidos: ganó uno, empató seis y perdió cinco. El resultado más sobresaliente fue el empate 2-2 que consiguió en el Estadio Monumental ante el River Plate dirigido por Américo Tolo Gallego, actual entrenador de la Selección de Panamá, el cual quedaría campeón invicto del torneo.

Después dirigió a Racing en 1995, el club que enfrenta el domingo, en 11 partidos: dos victorias, seis empates y tres derrotas. Regresaría luego a la actividad en su amado Boca Juniors donde se produjo su retirada como jugador.

De allí se le presentó la oportunidad de dirigir la Selección Argentina en el cierre de las eliminatorias.

Clasificó difícilmente venciendo a Uruguay 1-0; en el Mundial Sudáfrica 2010 avanzaría hasta cuartos de final donde Alemania eliminaría a Argentina con un inapelable 4-0.

En el 2011 fue nombrado técnico del Al-Wasl de Dubai, Catar, donde estuvo un año. En el 2017 recaló en el Al-Fujairah de la segunda división de los Emiratos Árabes, donde solo perdió un partido, ganó siete y empató tres, pero no logró el ascenso del equipo a la primera división.

En septiembre de 2018 firmó con los Dorados de Sinaloa, de la Liga de Ascenso del fútbol mexicano, con el propósito de conducirlos a la primera división. Los Dorados llegaron a la final del Apertura 2018 y Clausura 2019, definiendo ante el Atlético de San Luis el cupo para la Primera División, pero perdieron. El pasado 13 de junio, Maradona rescindió el contrato para continuar.

Un técnico motivador, un actor incómodo

Además del aumento considerable de sus socios, el club Gimnasia y Esgrima confía en que los conocimientos y el efecto motivador de Diego se refleje también en resultados deportivos y económicos al alza. Sin embargo su presencia de lleno nuevamente en la vida social argentina adquiere matices singulares, conocida su tendencia de simpatía hacia la izquierda. Desde los sectores de la oposición política encabezados por la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner han expresado su complacencia con el nuevo ‘laburo' de Maradona; desde la orilla del gobierno de Macri miran con recelo la participación, más allá de lo deportivo, de un actor incómodo y poco amigo de la reelección del presidente argentino para las próximas elecciones del 27 octubre.

A Diego Armando Maradona, en sus 58 años, las caídas y recaídas no le han afectado su impacto popular, un personaje hasta ahora casi intocable en el que prevalece aún su glorioso pasado deportivo. Tal vez la no consecución de una Copa Mundial para Argentina por parte de quien se considera actualmente como el mejor jugador del mundo, Lionel Messi, no logra competir con la imagen deificada por los argentinos de Diego Maradona levantando la Copa Mundo, el 29 de junio 1986, en el Estadio Azteca.