Temas Especiales

12 de Jul de 2020

Fútbol

El fútbol juega a eludir el fantasma del miedo

La vuelta al fútbol procura mitigar el impacto económico sobre este deporte, con nuevos protocolos de sanidad que impactan tanto el desarrollo del juego como la puesta en escena en los medios de comunicación. Alemania se adelanta con el reinicio de su liga

En Europa comienzan los clubes a dar pasos en concreto hacia el regreso del fútbol profesional de alta competición. En Alemania ya hay fecha definida, en otros países se siguen plazos determinados para concretar el día de largada.

Ángela Merkel, primera ministra alemana, ha respaldado reactivar la Bundesliga, una postura no exenta de críticas. El sábado 16 mayo se reanuda.shutterstock

En España, el Real Madrid y el Barcelona, los dos principales protagonistas, realizaron a sus jugadores los correspondientes test, buscando iniciar los entrenamientos grupales; lo mismo acontece en Italia, moviéndose en igual sentido, con un Cristiano Ronaldo en tiempo de cuarentena, ya de regreso de su estancia en Portugal. El mes de junio aparece como el período con el que más se coincide para volver a la competencia.

En la Premier League, los ingleses están pendientes del discurso del primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, quien se dirigirá a los británicos el próximo domingo 10 de mayo, para especificar sobre desescaladas y restricciones, especulándose que se comenzaría a entrenar en grupos desde el 25 de mayo, y la liga inglesa regresaría el 12 de junio.

Alemania, un país europeo que ha registrado un controlado índice de contagios y un bajo número de muertes según sus autoridades sanitarias, es uno de los adelantados pues desde el pasado lunes se abrieron a los entrenamientos con pautas establecidas: vestuarios separados, no se duchan en el club y deben mantener una distancia entre los jugadores de dos metros entre ellos durante las sesiones.

Sin embargo, la nota disonante la dio Salomon Kalou, el delantero del equipo berlinés Herta BSC, quien posteó ese día un video en el que se le ve en las instalaciones dentro del club, haciendo caso omiso de las normas de distanciamiento social, burlándose de la rebaja salarial y estrechando la mano de sus compañeros sin seguir las recomendaciones. La Liga Alemana de Fútbol (DFL) se pronunció exigiendo “tolerancia cero”, al tiempo que el club respondía comunicando la suspensión inmediata del jugador. Lograr la disciplina de los jugadores en el acatamiento de las medidas, va a ser clave.

Será imposible evitar el contacto físico debido a la dinámica del juego. No está permitido a los jugadores escupir. Todo un desafío para las medidas de higiene.

Alemania ya se decidió por el sábado 16 mayo como la fecha de reinicio del fútbol con cinco partidos, entre los que destaca el Borussia Dortmund contra el Schalke. Una decisión amparada por el apoyo de la primera ministra Ángela Merkel a reactivar la Bundesliga, no exenta de críticas por un sector político alemán que lo percibe imprudente.

América, una incógnita

Por este lado, en el territorio de la Concacaf, ni la MLS ni la Liga MX, los dos principales torneos de la región, dan visos todavía de su renovación con la pandemia en fase de pleno desarrollo. Lo que sí parece estar ganando consenso es el cambio de formato de la eliminatoria para Catar 2022, debido a las complicaciones para dar curso al hexagonal inicialmente establecido para comenzar en septiembre.

Víctor Montagliani, presidente de la Concacaf, y los entes federados, están cerca de jugarse la carta de concebir tres cuadrangulares (12 selecciones), cuyos primeros lugares clasificarían directo a Catar 2020, y el mejor segundo de los tres grupos optaría por la opción del repechaje.

Una propuesta que beneficiaría por ejemplo a Panamá, que hoy está afuera, pero con el nuevo formato estaría incluida entre las 12 selecciones del ranking FIFA en la escala regional. Para ello será definitivo el aval que den al respecto tanto la federación mexicana como la estadounidense, las dos potencias del área, las cuales, de aceptarlo, procurarán asegurarse no quedar incluidas en el mismo grupo.

Suramérica no aborda todavía el tema de la reanudación, salvo por la contracorriente que quiere liderar el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, insistente en volver al fútbol pronto. No le será fácil, sobre todo después de que en el Flamengo, actual campeón brasileño y de la Copa Libertadores, detectaran el miércoles 38 casos positivos con coronavirus, entre ellos tres jugadores. Después de Estados Unidos, Brasil es el país más afectado en América.

Unanimidad en pautas

En lo que sí hay unanimidad en Europa es en que se extremarán las pautas de seguridad e higiene, impensables hace tan solo tres meses. La UEFA y la FIFA se han mantenido atentas y se espera que, tanto la una como la otra, comuniquen pronto sus propuestas de recomendaciones.

La decisión inalterable será la de jugar con estadios a puerta cerrada por un tiempo indefinido, no está claro qué tipo de mascarilla llevarían los jugadores o si lo harán sin ella, en una práctica deportiva en la que es imposible evitar el contacto físico por la cercanía del jugador propio o rival, debido a la dinámica del juego.

Los nuevos protocolos modifican el trabajo de comunicadores sociales, periodistas, fotógrafos, narradores y cobertura televisiva.

Se evitará el protocolar saludo de manos entre los equipos al inicio de los partidos, los besos y abrazos durante la celebración de un gol o una victoria. En este sentido habrá que ver hasta dónde llega la inventiva de los jugadores para idearse nuevas formas de celebración o si el impulso emocional rompiera los protocolos, qué sanción se establecerá.

Más allá de los torneos nacionales, la mira de los equipos que están todavía en la disputa de las fases finales de la Champions y la Europa League está puesta en alcanzar el título de estos torneos para redondear los ingresos del año con los premios, publicidad y los derechos televisivos, principalmente. De flexibilizarse en adelante la presencia de público, se esperan ingresos por taquilla reducidos por el distanciamiento de los aficionados y la reducción del aforo que supondría. Tentativamente se da como fecha de regreso de estos dos torneos entre el 7 y 9 de agosto, ubicando la final de la Europa League, el 27 de agosto en Gdansk, Polonia, y la Champions League, el 29 de agosto en Estambul, Turquía.

Ni el reglamento se escapa

El remezón provocado por la pandemia ha sido tan fuerte que el reglamento del fútbol –tan celosamente 'custodiado' durante años, modificándose lentamente y cuya última gran revolución fue la introducción del VAR– se ha abierto a la propuesta de modificar la totalidad de cambios en un partido de tres a cinco jugadores, en los 90 minutos de juego.

Una incorporación justificada por la inclusión de un mayor número de juegos semanales ante la necesidad de cumplir los calendarios, lo cual provocará un mayor desgaste físico en los jugadores extendiendo el margen de lesiones. Aunque también es vista con buenos ojos porque permite la participación de más jugadores en un partido y ayuda a mantener la intensidad.

Recordemos que fue hasta el mundial México 70 que se implementó la opción de hacer dos cambios de jugadores por equipo (hasta ese momento solo se podía cambiar al portero en caso de lesión), para estar a tono con las ligas europeas que se estaban abriendo a ello. Que en el Mundial Estados Unidos 94 se permitieron tres cambios (dos jugadores de campo y el portero), ampliando un año después (1995) a tres jugadores indistintamente de su posición. Que en 2016 la FIFA aceptó un cuarto cambio a realizarse en los tiempos suplementarios (tiempos extras), cuando una competición llegara a esta instancia de definición; los cinco cambios serán una modificación cuantitativa que seguramente repercutirá en lo cualitativo. No ha sido aprobada aún, aunque se confía en su reglamentación antes de fin de año.

Las nuevas condiciones también afectarán otras áreas, por ejemplo, los comunicadores sociales y el periodismo deportivo estarán entre ellas. El acceso a los jugadores postpartido requerirá de nuevas normas, ¿cómo se determinará la presencia de la prensa?, ¿tendrá acceso al estadio o elaborará sus notas resumiendo desde fuera lo que ve en televisión? Para los narradores televisivos y radiales uno de los retos será cómo acompañar el ritmo del partido sin el apoyo del sonido ambiente del estadio, cómo trasmitir la intensidad de un gol con jugadores que procurarán más bien no abrazarse y celebrar comedidamente, ¿apelarán, por ejemplo, a los efectos de sonido producidos desde los estudios? Para todos es una fase nueva.

El fútbol está encaminando su regreso, aunque lo hará con la cercanía del miedo permanente al contagio.