01 de Dic de 2021

Fútbol

Thomas Christiansen quiere dejar 'huella' en Panamá: 'hay mucho por hacer'

Thomas tiene más de un año de estar al frente de la roja centroamericana. Christiansen señaló que en Panamá hay mucho por hacer, siendo esta falta de trabajo una de las cosas que le llevó a poner su rúbrica en el contrato para dirigir a los panameños hacia su segundo mundial de fútbol de mayores

Thomas Christiansen quiere dejar 'huella' en Panamá: 'hay mucho por hacer'
El técnico de la selección mayor de fútbol de Panamá, Thomas Christiansen, durante las prácticas.EFE

El técnico hispano-danés Thomas Christiansen se define como un trabajador del fútbol, un entrenador que ha llegado a Panamá con mucha ilusión, con ganas de dejar un legado, y que le gusta ser fiel a su método aunque este le cueste la vida.

“Dejar un legado es mi misión principal con Panamá, Yo lo que quiero es marcharme dejando algo. Dejando una muestra de lo que hemos trabajado”, precisó a EFE el seleccionador de Panamá.

Thomas tiene más de un año de estar al frente de la roja centroamericana, siendo su llegada algo turbulenta, por ciertas situaciones extrafutbolísticas.

“Todo el mundo cree que todo será bonito, pero al final, tuvimos que ver la realidad. Cuando vine a Panamá no fue fácil”, manifestó.

Thomas Christiansen quiere dejar 'huella' en Panamá: 'hay mucho por hacer'
Christiansen se define como un trabajador del fútbol, un entrenador que ha llegado a Panamá con mucha ilusión, con ganas de dejar un legado.EFE

Reconoce que todo empezó mal con el tema de la burbuja, cuando en 26 días de trabajo se declara una huelga, aunque para Thomas todo se debió a que “tenía mucha gente en contra mía”.

“Había otros candidatos por el mismo puesto y eso era un problema”, sustentó, pero al paso y con una sonrisa apuntó: “al final el trabajo y el resultado de la constancia ha dado la razón de la contratación”.

Christiansen señaló que en Panamá hay mucho por hacer, siendo esta falta de trabajo una de las cosas que le llevó a poner su rúbrica en el contrato para dirigir a los panameños hacia su segundo mundial de fútbol de mayores.

“Me atrajo que había mucho trabajo por hacer. Muchas parcelas de la selección estaban en estado virgen, se tenía que trabajar y hacer un esfuerzo para mejorarlas. Es por eso que estoy aquí, porque el reto es bonito y creo que podemos mejorar en ese sentido”, añadió el entrenador de 48 años.

Sobre las críticas a las convocatorias, vuelve a sonreír y precisó: “ni el presidente de la federación (Manuel Arias) ni Jaime (Penedo), ni nadie... tiene la posibilidad de decir: “este jugador tiene que entrar”.

“Tomo mis propias decisiones y no quiero ser una marioneta. Quiero morir con mis ideas y mi forma de pensar; si me equivoco, lo acepto. Prefiero equivocarme por una decisión propia, que equivocarme por haber llevado a un jugador que me diga otra gente”, manifestó.

Más allá del reto y del entrenador en su corto tiempo con la selección, ya se ve el trabajo mental y físico de los jugadores y que están asimilando lo que les pide.

“Lo que quiero es que cuando estén en el partido, lo que se les mande, lo ejecuten. No me importa que se cometa un error en un pase, pero esas ganas de intentar que no se queden, si eso me falla, me han fallado”, señaló.

Define el llamado método europeo, del que tanto se habla desde su llegada a Panamá, como “las exigencias, la metodología de cómo queremos llevar un entrenamiento y el grupo de cierta manera”.

“Aquí en Panamá, por lo menos los jugadores de la Liga Panameña de Fútbol (LPF) tienen muchos problemas, de salario, desplazamiento o de situaciones sociales, todo es muy complicado y hay que entender ese problema para nosotros meternos en su piel y poder ayudarlos y hacer que mejoren”, ahondó.

Entre sus misiones, más allá de llevar a Panamá al Mundial de Catar 2022, el entrenador se pone una tarea especial, y esta es que “haya más gente en mejores ligas” para que estén acostumbrados a esas exigencias que les pedimos cuando vienen a la selección.

“El salto de la LPF a la selección mayor es bastante alto y me gustaría minimizar ese salto”, aseveró.

Por último, el entrenador de Panamá sabe que será difícil, pero no imposible la llegada al Mundial de Catar 2022, pero por mientras se dedica a allanar el camino hacia el lugar que pretende llegar con la roja centroamericana.

“Yo vivo del día a día y ahora mismo preparamos los partidos contra El Salvador, Estados Unidos y Canadá, y es lo único que me preocupa ahora”, puntualizó.