Temas Especiales

16 de Ene de 2022

Más Deportes

Dos años de vergüenza olímpica

Panamá.El deporte panameño no termina de salir de una crisis, cuando ya entra en otra. Desde hace dos años, el Comité Olímpico de Panamá...

Panamá.El deporte panameño no termina de salir de una crisis, cuando ya entra en otra. Desde hace dos años, el Comité Olímpico de Panamá (COP) ha estado inmerso en una tormenta de problemas. Estas contrariedades entre los dirigentes del COP, han sido un cáncer para los atletas nacionales, que sólo tienen como objetivo, representar al país dignamente, a pesar del poco apoyo que reciben.

De agosto del 2006 a la fecha, el puesto de presidente del COP, ha sido más disputado y anhelado que una curul en la Asamblea de Diputados y la misma silla presidencial. Una historia nefasta que tiene un inicio, pero que nadie sabe cuando terminará.

En el 2006 las pugnas por la cabeza del COP se incrementaron. El catalizador de la lucha fue una elección el 23 de agosto de ese año. El COP amaneció partido en dos. Ese día el abogado Miguel Vanegas recibió el apoyo de 13 representantes de federaciones deportivas para desbancar, al menos en lo interno, a Melitón Sánchez, un veterano dirigente del softbol, con 24 años al frente del COP.

De las trece federaciones que apoyaron a Vanegas, seis de sus dirigentes en algún momento habían tenido problemas con la junta directiva presidida por Melitón. Los desertores fueron: Ricardo Sasso (atletismo), Mario Chan (boxeo), Ildefonso Lee (levantamiento de pesas), José A. Remón (voleibol), Aníbal Illueca (esgrima) y Lutgardis Arrue (pentatlón moderno).

Con una supuesta junta directiva del COP, diferente sólo en el papel, ya que eran los mismos de siempre, arrancaron las batallas en los tribunales. El 8 de septiembre del 2006, Melitón Sánchez, contraataca e interpone una demanda en los tribunales de justicia. Sánchez demandó a Vanegas por los delitos de usurpación, daños, falsedad ideológica, asociación ilícita para delinquir, estafa y otros supuestos fraudes.

La querella fue presentada ante el Centro de Recepción de Denuncias de la Policía Técnica Judicial por la licenciada Kerubis Harris González, actuando en representación de Melitón Sánchez, en su calidad de “presidente del COP a la fecha de 22 de agosto de 2006 y electo en la asamblea general extraordinaria de 31 de agosto de 2006 para el período 2006-2010”. Es decir, partía de la base de que Sánchez era el presidente del COP y no Vanegas.

Vanegas respondió entonces que no le preocupaba en lo más mínimo esta demanda, porque a su juicio carecía de legitimidad. “Melitón esta peleando un cargo que no le corresponde”, aseguró.

En diciembre del 2006, “Mike” Vanegas, presidente del COP reconocido por el Estado, convocó a los delegados designados por las federaciones deportivas nacionales legalmente constituidas, afiliadas a sus respectivas organizaciones internacionales y reconocidas por el Comité Olímpico Internacional (COI), a la sesión de instalación del Comité Olímpico de Panamá. El acto se realizó a las 8:00 p.m. en el Salón Caribe del City Club, piso 30, Torre Credicorp Bank, de Calle 50.

En enero del 2007, Melitón Sánchez le dijo adiós a 24 años de dirigencia del movimiento olímpico en Panamá. Argumentó en ese momento que se retiraba por cansancio y que iba a demostrar que él no era el problema. En su cargo dejó a Roger Moscote.

LA PELEA POR LAS OFICINAS

En marzo del 2007, la pelea era de otro tipo. La lucha era entonces por el dominio de las oficinas del COP. El día 28, el grupo liderado por Moscote ocupó las oficinas del COP, tras recibir certificación del Registro Público. El 12 de junio de 2007, la sede de las oficinas del Comité Olímpico de Panamá (COP) fue tomada por el grupo encabezado por Miguel Vanegas. La acción se justificó en el cumplimiento de una orden de medida cautelar conservatoria o de protección general dictada por el Juzgado Séptimo del Circuito Civil de Panamá a favor de Vanegas. Las pugnas por el edificio se mantuvieron durante todo el año, con un intercambio de demandas entre las dos facciones.

LAS SANCIONES

El 27 de junio, La Organización Deportiva Panamericana (Odepa), que preside el mexicano Mario Vázquez Raña, sancionó al Comité Olímpico de Panamá (COP) "con una suspensión temporal de su reconocimiento", aunque garantizó la participación de sus 70 atletas en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro, Brasil.

La Odepa solicitó al comité ejecutivo del Comité Olímpico Internacional (COI) sancionar al COP "con una suspensión temporal de su reconocimiento, hasta tanto desaparezca cualquier tipo de interferencia" y "se restituyan las condiciones necesarias para el normal desarrollo de las actividades del Movimiento Olímpico" en ese país.

A través de un comunicado, la Odepa destacó que a pesar de todos los esfuerzos por apoyar el trabajo del COP que preside Roger Moscote, la situación interna que afecta a la entidad "es extremadamente grave y no se aprecia una voluntad real de resolver este largo conflicto". El primero de Julio de ese mismo año, el COI acogió la sanción y suspendió a Panamá del movimiento olímpico.

La suspensión se dio a raíz de la supuesta intromisión gubernamental en los asuntos internos del COP y a los pleitos legales que se ventilan en los tribunales de justicia con la otra directiva encabezada por Miguel Vanegas, y que han impedido el normal funcionamiento de la entidad.

Tres días antes de que arrancaran los Panamericanos de Río de Janeiro 2007, el Presidente de la República se reunió con los dirigente de ODEPA y logró que se levantara la sanción y Panamá pudiera competir bajo la bandera nacional.

UN AÑO DESPUÉS

En marzo del 2008 se llamó nuevamente a elecciones del COP. Con el Comité suspendido por el COI, y el ambiente enrarecido por la cadena de irregularidades, se escogió como nuevo presidente del COP a Miguel Sanchiz, hasta ese momento jerarca encargado de la entidad deportiva, por la renuncia de Roger Moscote, quien se había retirado por problemas de salud.

En la asamblea de carácter extraordinario solamente votaron 11 de las 29 organizaciones deportivas entre federaciones, comisiones y asociaciones deportivas y cinco de los 10 miembros permanentes del organismo.

Para el presidente electo y su grupo, representó 28 del total de 52 votos, en virtud de que los votos de los representantes de las federaciones y delegados permanentes cuentan por dos, mientras que el de las comisiones y asociaciones valen por uno.

EL PLAN B

Con una aparente calma, los dirigentes del Comité prepararon maletas en julio pasado para estar en Beijing. Pero no contaban conque el proceso interpuesto por Vanegas en el 2007 aún seguía vigente y que en él se prohibía la salida del país de los denunciados.

Bajo un marcado hermetismo y dos días de comenzar los juegos, para conjurar la crisis el secretario del COP, Franz Wever, confirmó la designación de Carlos Balcázar como nuevo jefe de misión, en reemplazo de Fernando Samaniego. Wever aseguró que Balcázar llevaba en su poder “toda la documentación original”, entregada por Sanchiz con el fin de completar los trámites de acreditación de los atletas.

YA PARA QUE...

El martes 19 de agosto, Rolando Villalaz, asesor del Comité Olímpico de Panamá dio a conocer la resolución No. 91- S.I. del 6 de agosto del 2006, por la cual el Segundo Tribunal Superior de Justicia dictaminó que las medidas cautelares de impedimento de salida del país interpuestas contra de los dirigentes del Comité Olímpico de Panamá: Roger Moscote, Miguel Sanchiz jr, Ricardo Turner, Fernando Samaniego y José Félix Rodríguez no se pueden aplicar en el caso que se investiga y por lo tanto, deben ser dejadas sin efecto inmediatamente.

De conocerse unos días antes la decisión judicial, se habría evitado parte de la zozobra generada en los atletas por las pugnas entre los miembros del COP. Sin embargo, no por ello se habría disminuido la vergüenza que representan para el deporte panameño.