28 de Nov de 2022

Más Deportes

Leyes nacionales por conveniencia

La prepotencia y actitud de que “la ley soy yo”, el DG. de PanDeportes, quizás por estar consciente de que solo le quedan 4 meses de man...

La prepotencia y actitud de que “la ley soy yo”, el DG. de PanDeportes, quizás por estar consciente de que solo le quedan 4 meses de mandato, y que en más de 4 años y medio hizo poco para arreglar la dualidad de federaciones de boxeo y judo, una vez más recurre a los “músculos” en vez del diálogo, para resolver este problema. Es triste de que contando con 4 abogados, ninguno le ha aconsejado, de que el Capítulo V de la Ley 50 del 10 de Dic. 2007, (Comité Olímpico de Panamá), forma parte de las leyes nacionales, y se debe respetar.

Tampoco, sé si por una amnesia temporal, el jefe de PanDeportes, se ha olvidado que el COP fue suspendido por el COI, por intromisión en asuntos que impedía su labor al tenor de la Carta Olímpica, y que su carta irrespetuosa y amenazante al Sr. Ching-Kuo-Wu, Pres. de la “FI” de Boxeo, y a don Marius Vizer, Pres. de la “FI” de Judo con copia al COI, está aportando pruebas para otro aislamiento de Panamá del Movimiento Olímpico.

La invitación del Lic. Jorge Armada, Pres. de la Confederación de Judo, como observador de las elecciones de la FedeJudo, reconocida por el COP y la FI de Judo, y la del Ing. Domingo Solano, vicepresidente de AI BA, y Pres. de la Confederación Americana de Boxeo, también como observador de las elecciones de la FedeBoxeo avalada por la AIBA, no representa como alega en su carta, una intromisión en los asuntos internos del deporte panameño. Una cosa es actuar de observador, y otra es presidir una Asamblea. Es absurdo decir que tanto el Sr. Armada como Solano, necesitaban el aval de PanDeportes, para estar en estos actos, si esas dos federaciones cuentan con el aval de sus “FI” y no de PanDeportes.

Provoca una risa cuando se invoca respeto a las leyes nacionales. Seguro que algunos recordarán que en Dic. de 2005, la Sala 3ª de la Corte Suprema de Justicia, declaró Nula por Ilegal, la Res. N° 80-03-D.G., de 19 de Feb. 2003, en donde el Artículo Primero reconoció la nueva “JD” de la FEPAFUT presidida por Ariel A. Alvarado, y Ramón Cardoze de Sec. General. En vez de respetar dicho fallo, con algunas argucias legales, en enero de 2006, se consumió el mamotreto de la elección de una Comisión Provisional de Fútbol, y lo inmoral fue que el mismísimo Ariel Alvarado quedó de presidente.

Para legitimar esa acto netamente nacional, llegó a Panamá dos adláteres de la Concacaf, Rafael Tinoco Kipps y Mauricio Caballero para decir que “AAA” sigue con el reconocimiento de la FIFA. Allí no valió las leyes nacionales. Y sobre el célebre Vanegas. Al creer en su mente que había convencido con su “verbo dulce” al don Mario Vázquez Raña de avalar su ascenso al trono del COP en Dic. de 2006, no le importó las leyes nacionales, y creó un Artículo Nuevo en los Estatutos del COP de 1970, que era su AS de triunfo, así: “El COI por intermedio de su representante autorizado, podrá convocar a reuniones al COP o de su Junta Directiva sin perjuicio de sus r facultades, para tratar asuntos de particular importancia, incluida la elección de la Junta Directiva y la variación de su período”. ¿Y las leyes nacionales?