Temas Especiales

27 de Jan de 2021

Más Deportes

Voto de confianza a Omar Moreno

Aunque es bien difícil, he procurado que los comentarios de este espacio sean justos y bien balanceados, consciente de que vivimos en un...

Aunque es bien difícil, he procurado que los comentarios de este espacio sean justos y bien balanceados, consciente de que vivimos en una nueva sociedad en la que el dinero, los favores, y la influencia política, se inmiscuyen en todas las actividades humanas y sociales, incluyendo las deportivas. En mi Panamá donde estos factores juegan un papel importante, se produce un riesgo potencial de la vulnerabilidad humana. Fui claro al decir que tengo ciertas reservas sobre el Sr. Omar Moreno, DG de Pandeportes, desde el 2° de julio, pero también dije que es justo brindarle la tregua habitual de 100 días, para luego evaluarlo. Al parecer, esto no está ocurriendo, pues, quizás por su inexperiencia cayó en una polémica por “TV” con su antecesor, y aunque sus palabras fueron ciertas, su tono de voz, y olvidándose que el Sr. Ramón Cardoze es el “mimado” de los comunicadores deportivos, y en especial de la TV, sacó la peor parte.

Desde mi óptica un asesor legal es un confidente, y supongo que lo era Mario Meléndez con Omar. Una cosa es renunciar y otra es una actitud que cuestiona su ética profesional. No debió personalizar su renuncia. Moreno falló por su inexperiencia, y tenía a un conductor dominicano, y quería hacerlo con un asesor dominicano. Informan que estas faltas ya fueron corregidas. El visible odio en las palabras y escritos de Meléndez, me recordó que todo conflicto tiene dos versiones. Una fuente seria dijo que Meléndez no renunció sino fue destituido por Omar, porque le dijo que: “solo le podía dedicar UNA HORA al DIA porque tenía que atender a su buffet”. Lo esbozado por Moreno de un trato equitativo para todos los deportes es un buen mensaje, lo mismo que frenar el turismo deportivo, pero su “novatada” y espero que aprendió la lección, ya que no tomó en considera- ción que estaba frente a dirigentes y deportes, que en los últimos cinco años, el presidente Torrijos y su DT de Deportes, con su visión de “cosecha política”, daba dinero para el “turismo” sin exigir buenos resultados.

Cierto es que la voz llegó a Palacio para destituir al Sr. Moreno, lo que nunca se hizo con Ramón Cardoze pese a sus desaciertos incontables. El presidente Ricardo Martinelli, según me informó una fuente cercana a Palacio, decidió brindarle su respaldo por lo menos por el periodo de gracia de 100 días, en base a su trabajo y honestidad. Creo que Omar aprendió ese viejo axioma que dice: “El secreto del éxito es rodearse de gente capaz y no de amigos”. En base a esto, según mi fuente, desde hoy el Prof. Luis “Pipo” Celis, un hombre de credenciales incuestionables en estrategia y manejo del deporte, se incorpora a su equipo como su Asesor , y otra figura que fue subutilizada en PanDeportes, el expesista Alexis Batista, que posee una maestría en mercadeo, y es un conocedor del deporte, pasará a ocupar la Dirección Técnica de Deportes. Germán Obando será reubicado. Lo que no se ha dicho es que fue Ramón Cardoze, que está pasando agachado, que hizo el contacto con “Disney On Ice”, y Moreno está cumpliendo lo que ya estaba pactado. Es altamente irresponsable, y nadie critica al Sr. Cardoze y al Pres. Torrijos, que por su desesperación política entregó una obra millonaria como la Arena Durán sin estar terminada, y la incapacidad manifiesta de ni siquiera hacer una buena planificación de su obra insigne, la Ciudad Deportiva, que ya va por 25 millones, y sin terminar. En el caso de los peloteros, cierto es que Moreno quizás se apresuró, pero también tiene culpa el pres. de la Fedebéis, Franz Wever, por no entender la seriedad de los organizadores internacionales, al llamar y cancelar el compromiso, para luego retractarse. Ya es horaque el béisbol deje de repartir el 100 por ciento de sus ingresos de los CN”, y pedir todo al gobierno. Debe quedar claro que las decisiones administrativas y de personal son potestad del DG. Moreno debe tener su espacio.