18 de Ago de 2022

Más Deportes

Cázares gana el título supermosca de la AMB

JAPÓN. El mexicano Hugo Cázares derrotó ayer sábado por decisión unánime al japonés Nobou Nashiro para arrebatarle el título súper mosca...

JAPÓN. El mexicano Hugo Cázares derrotó ayer sábado por decisión unánime al japonés Nobou Nashiro para arrebatarle el título súper mosca de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

Cázares, de 32 años, dominó a Nashiro desde el campanazo inicial y se impuso en las tarjetas de los tres jueces para dejar su récord en 31-6-1, con 22 triunfos por la vía rápida.

Nashiro, de 28 años, había empatado en una reyerta con Cázares en septiembre.

Los jueces Glenn Feldman y Raúl Caiz padre vieron ganar al mochiteco por 117-111, 117-111, minetras que Stantey Christodolou dio 115-113, ante un silencio sepulcral en el Prefectual GYM de esta ciudad que registró una asistencia de poco más de 10 mil aficionados.

Cázares terminó la obra que inició en septiembre de 2009, cuando vino a ofrecer un gran combate contra Nashiro y que terminó solo en empate. En esta ocasión a base de coraje, mucho corazón, una gran preparación física y la acertada dirección de Eduardo, Pedro y don Manuel Montiel, el mayor de los "Cochules", el púgil sinaloense se sumó a Fernando "Cochulito" Montiel, quien apenas una semana atrás había noqueado al ídolo Hozumi Hasegawa en Tokio, para apoderarse del cinturón gallo del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Desde los primeros asaltos Cázares impuso su boxeo con base en rapidez y fortaleza que fueron minando poco a poco a Nashiro, quien hasta el último episodio fue peligroso y defendió con honor su cinturón.

Con certero jab de izquierda y veloces remates de gancho al mentón, Hugo comenzó a sumar puntos los tres rounds iniciales. A partir del cuarto, con sus constantes cambios de guardia, el retador descontroló al campeón, que se "comía" todas las fintas y reaccionaba tarde cuando quería cubrirse el rostro.

Hasta el quinto el dominio del mexicano era evidente, pero en el sexto bajó su rendimiento y soportó a pie firme las embestidas del japonés, quien intentó reaccionar debido al incesante apoyo de sus seguidores, que le aplaudían cualquier intento e incluso sus golpes a los brazos del rival.

En el séptimo giro Cázares recuperó la iniciativa y castigó con sólidos ganchos al cuerpo que resintió Nobuo.