Temas Especiales

01 de Mar de 2021

Más Deportes

No a la agresión de periodistas

A ún recuerdo un escrito en el Washington Post del reputado periodista norteamericano Drew Pearson, cuando confesó que si tenía que inic...

A ún recuerdo un escrito en el Washington Post del reputado periodista norteamericano Drew Pearson, cuando confesó que si tenía que iniciar su carrera periodística, optaría por la rama deportiva, por su emotividad, y que lleva al periodista a la escena de los acontecimientos para describir y reportar las diferentes actuaciones de los atletas. ¿Por qué digo lo anterior? Explico, es triste que los comunicadores deportivos de mi país dan la impresión de que muchos padecen de un complejo de inferioridad y se sienten menos periodistas que sus colegas que cubren las otras facetas. Casi ninguno se atreve a criticar lo malo. Prefieren aplaudir a los dirigentes de turno.

Esto es aún más grave, ya que en Panamá no existe ningún organismo que aglutine a los comunicadores deportivos y no hay ningún pronunciamiento ni solidaridad contra la agresión de que han sido objeto Sabrina Bacal, directora de noticias de TVN, y el periodista investigativo, también abogado, Justino González. No tengo el gusto de conocer personalmente a estos colegas, pero en este humilde espacio quiero unirme a todas las personas y colegas que han repudiado con vehemencia esta acción del Segundo Tribunal Superior de Justicia, que al parecer desconoce que vivimos en plena democracia. Prueba inequívoca de ello fue el rechazo total del intento de golpe de Estado contra el presidente del Ecuador. Llegar al extremo de no contentarse con una condena a dos años, sino la inhabilitación para ejercicio la profesión por un año, es un atentado contra la vida y el modus vivendi de estos colegas, incluso para mantener y sus familiares. Esto es un acto censurable que demuestra odio a la democracia.

Ojalá que se permita al autor de este fallo visitar EEUU para ver la tolerancia y respeto a la democracia, incluso por el presidente Barack Obama. Tengo la obligación moral de solidarizarme con esta causa, porque he sido el único periodista deportivo, por lo menos en esta década, que ha sido víctima de una maldad y abuso similar al de los colegas Bacal y González, pero con más suerte, de que fue respetada la resolución absolutoria a mi favor. Además, tengo un agradecimiento permanente con el Consejo Nacional de Periodistas, entonces presidido por el Lic. Fernando Correa, y el Colegio de Periodistas, por Jean Marcel Chéry, Periodista sin Fronteras; Lic. Gerardo Berroa, director de La Estrella, la Asociación Internacional de Prensa Deportiva (AIPS), colegas del exterior, etc., que repudiaron la maldad de Cardoze de poner un impedimento de salida del país, para impedir que asistiera a los JO de Beijing 2008. Con la excepción de mis colegas de este diario y El Siglo, los comunicadores deportivos de radio, prensa y TV, compinches de Cardoze, festinaron este acto repudiado tanto nacional e internacional.

Ya es hora de que se castigue a los Jueces que violan el párrafo 2 del Art. 2147-A, del Capítulo VI del Código Judicial sobre medidas cautelares personales, que dice en parte. ‘Nadie será sometido a medidas cautelares si no existe graves indicios de responsabilidad en su contra’. Tampoco el acápite A del Art. 2147-B, que dice: ‘La prohibición al imputado de abandonar el territorio de la República sin autorización’. Por casi 8 meses, tuve que visitar el Juzgado Décimo Penal, los días 15 y 30 de cada mes, como cualquier delincuente o criminal, para firmar un libro, para cumplir el Punto b del Art. 2147-B, de presentarme. Si se habla de un Gobierno de ‘Cambio’, entonces que sea vea.