La Estrella de Panamá
Panamá,25º

13 de Oct de 2019

Más Deportes

Volcán Barú: el techo de Panamá

Una experiencia que puede resultar bellísima dependiendo de cuánto nos hayamos informado y preparado

En Semana Santa muchos aprovecharán para visitar (o conocer por primera vez) el techo de Panamá: El Volcán Barú, punto más alto del país con 3,475 msnm. Una experiencia que puede resultar bellísima dependiendo de cuánto nos hayamos informado y preparado.

Las dos rutas más conocidas son Volcán (7.5 km) y Boquete (13.5 km). La ruta de volcán es más exigente y a la vez fascinante porque se recorren senderos de bosques húmedos y a medida que ganamos altura, admiramos la vegetación de bosque pre-montano y montano bajo. Las temperaturas varían de 20°C en el día hasta bajo cero en la madrugada. Se recomienda siempre ir con guía ya que aunque se ven letreros, hay caminos adyacentes que son engañosos y mucha gente se pierde en ellos.

Este fin de semana realicé mi tercer ascenso y cada vez es como la primera. En esta ocasión empezamos a las 9 de la mañana y llegamos al cráter (un lugar bueno para acampar a un kilómetro de la cima), a eso de las 4 de la tarde para al día siguiente subir a la cima. Se recomienda siempre empezar con el alba, a las 5 o 6 de la mañana para ir con calma, disfrutar los paisajes y hacer los descansos necesarios sin que nos agarre la noche.

Sin embargo, tanta magnificencia es opacada por una triste realidad que es la cantidad de basura acumulada en distintos puntos del sendero incluyendo una toma de agua que, en el pasado, abastecía a los caminantes pero que en esta ocasión encontramos totalmente seca rodeada de mucho plástico, latas y todo tipo de desechos. Como dice la frase, no extrañas el agua hasta que tu pozo se seca. ¡Y qué falta que hace!

Se recomienda llevar entre 3 a 4 litros de agua, dependiendo de cuánto tome cada uno. Un filtro de agua no está demás Los camel bags son prácticos porque así no hay que cargar plástico de vuelta. Un botiquín equipado con pastillas para el dolor de cabeza, curitas, medicinas y ungüento para el dolor muscular entre otras necesarias sin automedicarse.

Si se acampa, es importante llevar un aislante (parecido a un foam y va por debajo de la bolsa de dormir). Esto es muy importante ya que la carpa se enfría mucho de noche al contacto directo con el suelo (mi carpa y mochila amanecieron llenas de escarcha). De vestimenta: pantalones cargo o de hiking, guantes, gorro, medias de lana, la ropa para dormir, que puede ser de algodón, debe ir en bolsas plásticas selladas o ziploc grandes para que no se mojen (pasar la noche con ropa mojada es lo peor) también abrigo (para la noche y madrugada) y chaqueta para el viento o la lluvia.

A los que tienen el deseo pero a la vez dudas, no hagan caso a los cuentos de miedo que oyen por ahí o que no van a poder.

Todos pueden si llevan lo necesario, cuentan con algo de preparación, tienen el deseo de lograrlo, paciencia para el recorrido largo y actitud positiva. La voluntad férrea es lo que nos hace lograr la cima a pesar de todos los obstáculos en el camino. Mantengamos el techo de nuestro país lo más limpio posible ya que su belleza es grandiosa y nos da grandes lecciones de vida.

ENCUENTRA TU RUTA