Temas Especiales

08 de Mar de 2021

Economía

Sector automotriz reduce la velocidad

PANAMÁ. La industria automotriz es una de las grandes víctimas de la crisis económica global. Las grandes empresas de Estados Unidos, ...

PANAMÁ. La industria automotriz es una de las grandes víctimas de la crisis económica global. Las grandes empresas de Estados Unidos, Europa y Asia se tambalean como consecuencia de la reducción de las demanda y la dificultad para acceder a créditos.

Ford, General Motors (GM) y Chrysler, en otrora conocidas como “las tres grandes”, están con el agua al cuello y sólo un salvadidas lanzado por el gobierno evitaría el colapso.

La situación es tan grave, que la jefe de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, advirtió que “con el fin de prevenir el fracaso de uno o más fabricantes de automóviles, el Congreso y la administración Bush deben tomar acciones de inmediato”.

Se espera que esta semana se concrete un préstamo de emergencia por 25 mil millones de dólares, algo que según los expertos no impedirá que el sector reduzca su tamaño.

Las cifras hablan por si solas: como consecuencias de la quiebra de concesionarias se han perdido 110 mil puestos de trabajo y antes que concluya el año se cerrarán otros 700 puntos de ventas, donde laboran unos 37 mil trabajadores.

BBC Mundo citando al Centro para la Investigación Automovilística advierte que el colapso de las tres empresas dejaría a 2.5 millones de nortaermericanos sin empleo. General Motor en el tercer trimestre perdió 4,200 millones de dólares y podría quedarse sin capital para inicios de 2009. Las ventas de GM retrocedieron un 45% en octubre con relación a igual mes del 2007, mientras que las de Ford cayeron un 30% y la Chrysler 35%. Pero la crisis ya no es sólo un problema de las empresas norteamericanas. La gigante japonesa Toyota estima que sus beneficios para finales de marzo de 2009 se reducirán un 40%, ya que es muy poco probable que logre alcanzar la meta de 9.5 millones de autos vendidos, como consecuencia de la caída de la demanda en EEUU y Europa.

Hyundai de Corea del Sur, anunció una reducción del 40% en sus ganancias trimestrales.

En Alemania Opel, filial de GM, solicitó ayuda al gobierno germano para seguir operando, ya que no puede confiar en su casa matriz. La francesa Renault se vio obligada a reducir su producción, luego que sus ventas en globales cayeran en octubre un 14.1%, llegando 188,166 vehículos. La industria automotriz ha reducido sustancialmente su marcha y al parecer la única alternativa que le queda para superar el golpe recibido es cambiar de dirección y apostar por los autos híbridos que pueden circular con gasolina o biocombustible. La otra opción son los autos con energía alternativa como (hidrógeno, gas, electricidad o biocombustible), más económicos que los tradicionales.