Temas Especiales

26 de Oct de 2020

Economía

Ciegos ante la crisis mundial

ESPAÑA. . Imagínese que usted forma parte de una de las instituciones económicas más influyentes del mundo como es la London School of ...

ESPAÑA.

Imagínese que usted forma parte de una de las instituciones económicas más influyentes del mundo como es la London School of Economics. Imagínese también que ejerce de anfitrión junto a sus colegas durante una visita de la reina Isabel II a la sede del centro. En principio, uno de tantos actos protocolarios de guante blanco.

Imagínese que la soberana de todo un imperio se salta el protocolo para lanzar al aire una pregunta que seguro también se la hace el tendero de la esquina: “¿Por qué nadie ha sido capaz de anticipar la que se nos ha venido encima?”.

Deje de imaginar. La situación es real, ocurrió el pasado noviembre y ejemplifica cómo la crisis económica ha puesto en evidencia los pronósticos económicos.

Hace un año este periódico pidió a 15 casas de Bolsa que dijeran en qué nivel se situaría el Ibex 35, en diciembre de 2008. El precio objetivo medio situaba el índice bursátil español en 17,300 puntos.

El Ibex 35 está hoy por debajo de los 9.000 enteros. En defensa de los analistas hay que decir que en ese momento la crisis financiera aún no había mostrado su cara más violenta y que la economía real no se había contagiado.

Lo que ya tiene menos explicación es que el pasado junio, cuando la metástasis de las hipotecas basura se había extendió por todo el sistema, la venta de optimismo seguía siendo la tónica dominante.

Credit Suisse, UBS, Citigroup, JPMorgan, Deutsche Bank, Exane BNP Paribas y Goldman Sachs, son algunas de las firmas de Bolsa más importantes del mundo. En conjunto analizan las acciones de más de 10 mil compañías cotizadas.

EVENTOS INESPERADOS

El resto de recomendaciones a sus clientes eran de comprar o en el peor de los casos de mantener los títulos en cartera. ¿Por qué cuesta tanto escribir en un informe de Bolsa la palabra vender? “Por la propia estructura del mercado. Una entidad financiera suele tener conflictos entre el análisis y el negocio.

Esta situación puede significar que la independencia de los analistas a la hora de emitir sus opiniones se vea limitada”, reconoce Rafael Sarandeses, secretario general del Instituto Español de Analistas Financieros.

A pesar de entonar el mea culpa, Sarandeses matiza que esta crisis no se debe a los errores de los analistas sino “a los fallos de los supervisores financieros y a las malas prácticas de las agencias de calificación de riesgos”. Sería injusto centrar todas las críticas en los analistas de Bolsa. Sus colegas macroeconómicos tampoco han estado muy finos. En enero de 2007 el FMI, el Banco Mundial y la OCDE preveía un crecimiento del PIB en EEUU y en la zona euro del 3% y del 2.1%, respectivamente. En noviembre de 2008 esas expectativas habían caído al 1.4% y al 1%.

“Las crisis ocurren porque son inesperadas. Si todo el mundo las esperase no se materializarían. Además, en este caso nos hemos topado no con una crisis, sino con tres al mismo tiempo: la financiera, la hipotecaria y la económica”, se defiende José Luis Martínez, economista jefe de Citigroup en España. Entonces, ¿no cree que haya que ajustar en nada los modelos económicos? “Todos los economistas manejamos varios escenarios. Quizás esta crisis lo que nos enseñe es que debemos aprender a asignar una determinada probabilidad al escenario elegido. ©ELPAIS.SL.