27 de Nov de 2022

Economía

Cibercrímenes se dispararán con la crisis

ESPAÑA. Kevin Mitnick fue en la década pasada uno de los hackers más perseguidos del mundo. Logró entrar en los sistemas informáticos ...

ESPAÑA. Kevin Mitnick fue en la década pasada uno de los hackers más perseguidos del mundo. Logró entrar en los sistemas informáticos del FBI y el Pentágono, lo que puso a las fuerzas policiales de EEUU tras él.

Además, robó en empresas información valorada en miles de millones. Le costó cinco años de cárcel. Sin renegar del pasado, aunque dice estar arrepentido de sus actos por el daño causado (ha sido contratado por firmas como Nokia, Fujitsu o Novell que el mismo hackeó en el pasado), se presenta a los periodistas con un espectacular video que narra sus andanzas, mezclando imágenes personales (incluso de la cárcel) con secuencias de películas como Heat o Misión Imposible.

Y todo para promocionar su negocio actual: una consultora de seguridad. Mitnick, que dio una conferencia durante la presentación del cluster de seguridad de la Comunidad de Madrid creado por el Instituto Madrileño de Desarrollo, ha constituido una boutique especializada, llamada Mitnick Security Consulting. Desde ahí asesora a empresas y administraciones para mejorar sus defensas. Desde su privilegiado mirador de este sector, Mitnick pronostica que con la crisis económica se dispararán los ciberataques.

‘Hay más gente pobre. Y es tan fácil robar por internet, que habrá más asaltos’. En esta línea, recuerda el cambio en el perfil del hacker. ‘Antes se planteaban desafíos por curiosidad o aventura, ahora son cibercriminales que buscan robar bases de datos con información financiera. Son estafadores’. También advierte que el hacker actual busca aplicaciones en empresas con códigos débiles ‘que son blancos fáciles’. El ex hacker desconfía de los proyectos como el de una ciberpolicía internacional, asegurando que los planes globales siempre fracasan. En países como Pakistán o Irán no hay ninguna legislación y los hackers pueden actuar indiscriminadamente.

Las leyes de EEUU no tienen jurisdicción, afirma Mitnick, asegurando que es necesaria una mayor colaboración entre los países. ©ELPAIS.SL.