Problemas de British se sabían desde enero 09

Actualizado
  • 15/06/2010 02:00
Creado
  • 15/06/2010 02:00
PANAMÁ. Al menos desde enero del año pasado, la British American Insurance dio señales de estar atravesando turbulencias económicas lueg...

PANAMÁ. Al menos desde enero del año pasado, la British American Insurance dio señales de estar atravesando turbulencias económicas luego de que el conglomerado al que pertenece, CL Financial Group, de Trinidad y Tobago, fundado en 1993 por el magnate Cyril Duprey y su sobrino Lawrence Duprey solicitara ayuda al gobierno de ese país para no caer en quiebra, tras vivir en carne propia las consecuencias de la crisis económica mundial.

Reportes de la isla caribeña indican que en enero del año pasado, CL Financial Group solicitó ayuda financiera al Ministro de Economía de Trinidad y Tobago, toda vez que las empresas del conglomerado movían en ese país el equivalente al 25% del producto interno bruto anual de la isla, unos 38 mil millones de dólares.

CL Financial Group, controla más de $100 mil millones en activos, en más de 35 compañías de la región y alrededor del mundo.

Considerada ‘demasiado grande para quebrar’ el gobierno Trinitario decidió echarles una mano y de esta manera evitar la quiebra.

ESCÁNDALO CARIBEÑO

Reportes de prensa de República Dominicana y de Trinidad y Tobago de la época indican que ‘CL Financial era uno de los conglomerados más grandes del Caribe abarcando varios sectores comerciales entre ellos el sector financiero incluyendo CLICO Investment Bank Limited (CIB), Caribbean Money Market Brokers Limited (CMMB), Republic Bank Limited (RBL), Colonial Insurance Company (CLICO) y la compañía de seguros British American Insurance Company Limited, el sector de energía y petroquímicos incluyendo Methanol Holdings (Trinidad) y el sector de manufactura, venta al detalle y distribución incluyendo CL Spirits y CL World Brands Limited’.

A juicio de Karen Núñez, ministra de Finanzas de Trinidad, los problemas de CL Financial surgieron con la significativa caída en los precios del petróleo y el mercado inmobiliario. Año y medio más tarde, 10 mil víctimas panameñas no saben a quién culpar por la pérdida de sus ahorros.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus