Temas Especiales

11 de May de 2021

Economía

Cirugía para el dinero plástico

ESPAÑA. Es la última cruzada de Barack Obama contra las tácticas abusivas en el sector financiero: prohibir las comisiones ocultas y la...

ESPAÑA. Es la última cruzada de Barack Obama contra las tácticas abusivas en el sector financiero: prohibir las comisiones ocultas y las alzas retroactivas de tipos de interés, una de las principales fuentes de ingresos para los emisores de tarjetas de crédito. Las nuevas reglas atacan la capacidad de titanes como Citigroup, JP Morgan Chase y Bank of America para modificar los términos de los acuerdos con sus clientes, lo que hará este lucrativo negocio mucho más difícil. El infarto de Lehman Brothers hizo visibles los puntos débiles del sistema bancario y permitió también que afloraran los abusos que están poniendo de rodillas al conjunto de la industria. Durante años, los emisores de tarjetas expandieron sus líneas de crédito a clientes que, teniendo en cuenta sus ingresos, tenían posibilidades remotas de devolver la deuda. Pagaban a la vez que iban refinanciando sus hipotecas. Una rutina fácil y muy rentable mientras subía el precio de la vivienda. Hasta que la burbuja inmobiliaria estalló y la recesión disparó el desempleo. Los grandes emisores de tarjetas son víctimas de sus tácticas. Y desde Washington se les acusa de no actuar de manera responsable a la hora de asegurar unas prácticas sanas al prestar dinero. Los consumidores son cómplices. Su adicción al crédito les hace dependientes del dinero plástico para poder vivir.