Temas Especiales

07 de May de 2021

Economía

Panamá, ciudad fantasma

PANAMA. En los primeros cinco meses del año, la demanda de alquileres en la ciudad capital cayó un 18% según cifras divuldas por la Aso...

PANAMA. En los primeros cinco meses del año, la demanda de alquileres en la ciudad capital cayó un 18% según cifras divuldas por la Asociación de Propietarios de Inmuebles de Panamá (API).

Felipe Chen, vicepresidente de esta organización, confirma el secreto a voces que ha recorrido el país: los extranjeros han dejado de llegar y los edificios, aunque con menor ritmo, siguen en construcción.

“La inmigración ha caído y los ejecutivos que llegan buscan apartamentos más económicos. En la actualidad los inmuebles más solicitados son los que oscilan entre los 500 y 1000 dólares”, apunta Chen.

A estas cifras de desocupación, se le suman las estadísticas divulgadas por la Dirección de Asuntos Económicos de la Cámara de Comercio, que señalan una caída del precio del metro cuadrado en la Avenida Balboa de $3,000 a $2,500 y en San Francisco de $1,900 a $1,600.

POR AHORA

Para el analista inmobiliario, José Boyd, la caída en la ocupación de apartamentos en la ciudad es un “fenómeno momentáneo”.

“Los signos de recuperación volverán a finales de año, cuando las economías mundiales terminen de recuperarse”, comenta Boyd.

“El mercado inmobiliario está cambiando. Hace tres años los principales inquilinos eran personas provenientes de Estados Unidos, Canadá y España. Hoy los inversionistas vienen principalmente de Venezuela, Ecuador, Costa Rica y Colombia” apunta el analista.

Para Boyd, el cambio que experimenta el sector permitirá que crezcan a las empresas que ofertan servicios: “Con tantos apartamentos vacíos la industria que brinda servicios tiene un nicho de mercado que atacar. Mantenimiento y seguridad son sectores claves”.

TODO CAMBIA

Para el ex presidente de la Asociación Panameña de Corredores y Promotores de Bienes Raíces (ACOBIR), Iván Carlucci, el mercado está en reajustandose. “No es momento para desesperarse. Todo está cambiando, desde las prioridades de los clientes hasta los precios de las unidades oferta. La calma volverá dentro de poco”, concluye Carlucci.