Temas Especiales

03 de Jul de 2022

Economía

América Latina responde a la crisis

PANAMÁ. Pese a que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) pronosticó que el Producto Interno Bruto (PIB) de la r...

PANAMÁ. Pese a que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) pronosticó que el Producto Interno Bruto (PIB) de la región bajará un 1. 7% durante este año, el sistema financiero de los países latinoamericanos, que no dependen en gran medida de la inversión extranjera por tratarse de economías conservadoras, no sentirán la fuerza de la tormenta económica que azota a Estados Unidos, Europa y Asia.

Así lo explicó el profesor asociado de finanzas de la Universidad de los Andes de Colombia, Erick Rodríguez, quien durante una entrevsita con La Estrella dijo que en el caso de México, por ejemplo, su economía se encuentra más expuesta a la crisis por contar con una mayor inversión extranjera, mientras que las medidas políticas que han tomado Venezuela, Bolivia y Ecuador provocaron que estos países sientan con mayor rigor los efectos de la desaceleración global.

“Las medidas que ha tomado el presidente venezolano Hugo Chávez, por ejemplo, contra muchos sectores de su país, como la nacionalización de más del 80% de las empresas petroleras de su país, están golpeando con fuerza la economía y ahuyentanto la inversión local”, apuntó Rodríguez, quien visitó Panamá para dictar un curso de “Planeación Financiera para Empresas en Crisis”.

En el caso panameño, el economista considera que el auge comercial de Panamá se ha mantenido estable durante los últimos años, porque el país se ha convertido en un imán para las inversiones.

Sin embargo, advierte, que Panamá se ha quedado en todo lo relacionado a la operación de los sectores que sostienen el PIB local, pero no se ha reinventado nuevas estrategias.

Prueba de ello es que la economía panameña depende principalmente de los ingresos del Canal de Panamá, el sector marítimo, el turismo y los servicios.

Y en un contexto de crisis financiera mundial, estos sectores han comenzado el año cogean do, como el sector marítimo y el transporte de carga por el Canal debido a la desaceleración del comercio marítimo internacional.

Por ello, Rodríguez recomienda que Panamá debe “diversificar” sus recursos, de modo que el PIB del país no dependa de dos o tres sectores solamente.

Por ejemplo, en el tema de los servicios, aconseja Rodríquez, podría explotarse más las consultorías que requieren de más capital humano y menos costos o vender servicios sobre una estructura ya montada como el agroturismo, entre otras actividades económicas. Panamá, que cuenta con un Hub de las Américas, no figura como centro de capacitación regional y esa es otra oportunidad para el país que debería ser aprovechada.