Temas Especiales

01 de Apr de 2020

Economía

No mejoran los resultados del sector aeronáutico

FRANCIA. Las aerolíneas europeas reportaron nuevamente débiles cifras de tráfico de pasajeros para junio, en medio de una crisis económ...

FRANCIA. Las aerolíneas europeas reportaron nuevamente débiles cifras de tráfico de pasajeros para junio, en medio de una crisis económica que ha golpeado los viajes aéreos, aunque los datos sugirieron que la caída en el transporte de carga se ha estabilizado.

Air France-KLM, la mayor aerolínea europea por ingresos, dijo que sus recortes de capacidad no lograron alinearse con la caída en la demanda, ya que su tráfico de pasajeros se hundió un 7%.

“Como en los meses anteriores, los ingresos unitarios fueron débiles”, comentó la aerolínea, lo que llevó a que sus acciones bajaran más de un 2%, pese a que el tráfico en términos generales estuvo en línea con las proyecciones.

El grupo franco-holandés dijo que trasladó a 6,37 millones de pasajeros en junio, mientras que su capacidad se redujo un 5% y su tasa de ocupación de pasajeros —la proporción de asientos vendidos— cayó 1.1% ubicándose en 80.3%.

Se espera que mañana jueves la alemana Lufthansa reporte una caída cercana al 7% en su tráfico de pasajeros del mes pasado.

Air France-KLM dijo que su transporte de carga en junio descendió un 17.2% sobre una base comparable, pero que esta baja se había estabilizado desde el inicio de su año fiscal en abril.

REUNIÓN DEL G-8

Con el aumento del proteccionismo producto de la recesión, se espera que los líderes del grupo de los ochos países más ricos del mundo (G-8) que se reúnen esta semana en Italia insten a las naciones a evitar medidas que restrinjan el comercio.

Un grupo mayor de países que el G-8, que se reunió en Londres este año, acordó un paquete de medidas para desbloquear el financiamiento del comercio, al que se le culpa de la fuerte baja en los volúmenes de carga aérea y marítima.

El sector aeronáutico estima que para este año, sus pérdidas se ubicarán en 5 mil millones de dólares, lo que representaría el peor año de la historia aeronáutica.