Temas Especiales

03 de Aug de 2020

Economía

Merma la captura de camarón

PANAMÁ. Los pescadores artesanales de Puerto Caimito y Gorgona tienen algo en común: los bajos precios del camarón en el mercado y la m...

PANAMÁ. Los pescadores artesanales de Puerto Caimito y Gorgona tienen algo en común: los bajos precios del camarón en el mercado y la merma de este producto en el mar, han hecho que esta actividad cada día sea menos rentable.

“La pesca ha bajado bastante y pareciera que los camarones han aprendido a esconderse”, cuenta Regio Albenis, presidente de la Cooperativa de Pescadores de Nuevo Gorgona.

La situación en esta zona se ha agravado en las últimas semanas, debido a las altas mareas.

Hace dos semanas, en un lapso de seis días lograron recolectar unas mil libras de camarón, una pesca que fue catalogada de “muy buena” en las actuales condiciones, pero hace solo un años atrás, esta cifra se doblaba. Cada año se pesca menos, se lamentó Albenis.

Unos 24 pescadores integran esta cooperativa. La libra de camarón la venden entre cuatro y cinco dólares, lo que deja un margen de ganancia muy pequeño. El año pasado el precio superaba los siete dólares.

Esta situación también se refleja en las exportaciones. Y es que en los primeros cinco meses del año se experimentó una caída del 16.1%, en relación a igual periodo del año pasado, pasando de 10.9 millones de dólares a 9.1 millones de dólares.

La mala situación, no es ajena para Gabriel Ceballos, presidente de la Asociación de Pescadores Artesanales Génesis, con sede en Puerto Caimito. Esta cooperativa cuenta con 32 lanchas y para recolectar 800 libras deben dedicar tres días de trabajo, cuando antes obtenían hasta mil 200 libras en este mismo periodo.

Ceballos destaca que los precios en el mercado tampoco son los mejores, ellos venden este producto entre 4 y 5 dólares la libra. El dirigente responsabiliza de los bajos niveles de pesca a las corrientes marinas que se vienen registrando y al mal tiempo, que hace que el camarón se aleje de las áreas costeras.

Los pescadores de la Cooperativa Génesis, el año pasado, el primer día de pesca, luego de concluido el periodo de veda, sacaron 14 mil libras de camarón, pero este año esa cifra se redujo a 8 mil.

De acuerdo con los ambientalistas, la contaminación de las costas panameñas, unido a la pesca de arrastre y la tala de manglares ha tenido mucho que ver en la merma de la actividad pesquera. Los golfos de Panamá y Chiriquí figuran como los afectados por la pesca intensiva, de acuerdo con fuentes ambientalistas. El sector camaronero entre pescadores industriales y artesanales emplea de forma directa a unos 40,000 personas e indirectamente a otras 120,000.