Temas Especiales

01 de Apr de 2020

Economía

Iberia manda luz de alerta

ESPAÑA. Antonio Vázquez, presidente de Iberia desde el verano, ha lanzado la voz de alarma: “Iberia se hunde y debemos reaccionar”. La...

ESPAÑA. Antonio Vázquez, presidente de Iberia desde el verano, ha lanzado la voz de alarma: “Iberia se hunde y debemos reaccionar”. La advertencia se produjo el pasado viernes en dos reuniones consecutivas; una con los 125 directivos de los primeros niveles de la aerolínea, y la segunda con los dirigentes sindicales que representan a la plantilla.

El mensaje fue recibido con una mezcla de desconcierto e incredulidad por 21.000 trabajadores de la aerolínea. ¿Cómo es posible, se preguntan, que hace sólo dos años Iberia presumiera de ser la aerolínea de red más saneada y con un futuro despejado, y que en tan breve lapso la única solución que se vislumbra sea “reinventar la aerolínea para evitar una muerte a plazos”, fue el alegato del propio Vázquez?

Los nefastos resultados económicos de la compañía hasta junio, con pérdidas de 165 millones, fueron el aldabonazo de un deterioro acelerado que se confirmará para el resto del verano. Incluso la dirección de Comisiones Obreras se ha dado por enterada y el viernes sentenció que “Iberia ha entrado en una situación crítica”.

Pero tal vez el síntoma más evidente del mal trance en el que se encuentra atrapada la antigua aerolínea de bandera, lo encontremos en la actitud agresiva que han adoptado en el mercado aéreo español los más feroces competidores de Iberia.

Las compañías de bajos costos, Ryanair a EasyJet, lanzan para la temporada invernal que ahora arranca, nuevas rutas entre aeropuertos nacionales y con destinos europeos, con la estrategia de canibalizar una parte significativa de los tráficos de conexión que Iberia ha montado durante años en su hub principal de Madrid-Barajas. Pero si las low cost han dado una inmediata respuesta ante los síntomas de debilidad de Iberia, con mayor virulencia ha reaccionado la compañía de red alemana Lufthansa. A mediano plazo el objetivo de Iberia es contar con una marca propia y con precios bajos.