Temas Especiales

29 de May de 2020

Economía

Panamá, el pivote clave de la región

PANAMÁ. E n la carrera de crecimiento de una región de economías emergentes, en la que muchos países seguirán en números rojos, Panamá s...

PANAMÁ. E n la carrera de crecimiento de una región de economías emergentes, en la que muchos países seguirán en números rojos, Panamá se perfila como el punto pivotal más creíble.

Una estimación de hasta 6% de crecimiento potencial de la economía local en 2010 es el resultado de las previsiones optimistas del más reciente informe de situación de país del banco español BBVA, pero moderado a un sensible 4.5% en balance con los retos a enfrentar.

El BBVA cierra el 2009 con la presentación de su informe de situación de Panamá, elaborado por el servicio de estudios económicos del banco a cargo de la economista jefe, Juana Tellez.

Dicho informe, que tuvo como fuentes a autoridades, académicos y empresarios locales, es el resultado de una observación detallada al sistema macroeconomico y financiero de Panamá. El primer punto a favor para el país, según el informe, es la ventaja de haber pasado “agachados” bajo los efectos destructivos que la crisis financiera mundial tuvo en las economías desarrolladas.

Citando la autorregulación del sistema bancario panameño, Tellez dijo que Panamá absorbió tres choques importantes que se reflejaron en el primer trimestre del 2009, refiriéndose a las tensiones de liquidez, aversión al riego y la caída del comercio mundial. Los tres impactaron con cierto rezago que se evidenció en las entradas de los peajes del Canal.

En la balanza de precios, “la inflación crecerá hasta llegar a 2.8%”, según el mismo informe con aumentos consistentes con el crecimiento general de la economía. En términos fiscales, el reto a enfrentar es la credibilidad y solidez de los manejos tributarios y la política del gasto público, en especial del efecto de la Ley de Responsabilidad Social y Fiscal.

Los grandes proyectos de infraestructuras serán una de las formas en las que el país podrá estabilizar el mercado laboral. El desempleo, por su parte, situado en 6% es el indicador a controlar para evitar su deterioro y el aumento de la informalidad.

Con la inminencia de una decisión ejecutiva sobre el salario mínimo, Tellez asegura que “aunque no sea lo más popular, lo mejor es una perspectiva conservadora, para evitar la pérdida de empleos y el crecimiento de la inflación”.

De igual forma, Tellez señala en el informe que los riesgos latentes de Panamá son la desigualdad social y el limitado acceso a la educación, factores que además se constituyen en inhibidores del crecimiento porque limitan la capacidad de consumo de los hogares y la oferta de mano de obra calificada.

“Se necesita un revolución educativa en especial en el nivel superior, donde se evidencia el cuello de botella con respecto a la demanda de gente preparada”, acotó la economista.