Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Economía

El dinero que aún no ha sido contado

PANAMA. Si el Estado panameño tuviera un Banco Central, debería ir pensando en ampliar sus bóvedas.

PANAMA. Si el Estado panameño tuviera un Banco Central, debería ir pensando en ampliar sus bóvedas.

Y es que según el ministro de Economía y Finanzas (MEF), Alberto Vallarino, los ingresos que provendrán de las nuevas concesiones que otorgará el Estado para puertos en el Pacífico además de la explotación de minas y los ingresos extras que se generen por posibles aumentos en los peajes del Canal, no fueron contemplados en el Plan Estratégico de Gobierno 2010-2014.

Otros ingresos que tampoco estarían cuantificados dentro del presupuesto del Estado serían los provenientes por los rellenos de Amador y las tierras de la Ciudad Gubernamental.

Tan solo en el caso de Minera Panamá, anteriormente conocida como Minera Petaquilla, en concepto de beneficios otorgados al Estado en los próximos treinta años, se prevé que ingresen a las arcas del Estado 5 mil millones de dólares en 30 años.

El gobierno ha anunciado la intención de invertir de aquí al año 2014, 13 mil 600 millones de dólares. De acuerdo con el plan se destinarán 7,800 millones de dólares a obras de infraestructura que incluyen: escuelas, cinco hospitales públicos, proyectos de interés social, extensión de la autopista Panamá-Colón, la construcción de nuevos centros penitenciarios y el metro, entre otros.

Los restantes 5,800 millones de dólares se prevé para infraestructura de carácter económico como los sistemas de riego a nivel nacional, la Cadena de Frío y el plan de turismo en “lugares estratégicos”.

¿DE DÓNDE VIENE EL DINERO?

El titular de las finanzas locales apuntó que se costearán las obras programadas con los impuestos que el pueblo actualmente conoce (incluyendo las últimas reformas fiscales) y con los ingresos no tributarios del gobierno (dividendos que reciben de las empresas en las que tiene participación el Estado).

Como parte de este ambicioso plan de inversiones, el funcionario mencionó que también se tiene contemplado la emisión de deuda pública, aunque fue enfático en recordar la limitación del 2% establecida por la Ley de Responsabilidad Fiscal.

“Estamos siguiendo al pie de la letra la ley y por seguirla nos cuestionan, aquí está el metro metido, no se está inventando”, sostuvo.

El funcionario comentó que está claro que hay un aumento de deuda pública, pero dentro de la responsabilidad fiscal.

Las proyecciones del MEF indican que tras estas inversiones la deuda pública subirá a 11,600 millones de dólares a finales de 2010 y llegará a $12,500 millones en 2014, cifras que representan para Vallarino un incremento pequeño. Así mismo explicó que la deuda como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB), fue calculada “conservadoramente” a 3% de crecimiento, bajará de 44.4% en 2010 a 36% del PIB en el 2014.