Temas Especiales

17 de Apr de 2021

Economía

Las dificultades de encontrar domésticas

PANAMÁ. Conseguir una buena empleada doméstica es todo un proceso. Primero, la difícil tarea de encontrar a alguien de confianza y lo se...

PANAMÁ. Conseguir una buena empleada doméstica es todo un proceso. Primero, la difícil tarea de encontrar a alguien de confianza y lo segundo son los gastos que implica tener una persona que lo ayude con los quehaceres de la casa o la oficina.

Sumado a esto, desde el 2004 a la fecha, la mano de obra en esta área ha disminuido de 61,624 en el 2004 a 60,437 en lo que va del año.

Pero esta falta de trabajadoras domésticas es una ola que viene y va, pues aunque se ha presentado una reducción, en los años 2006, 2007 y 2008, la cantidad de empleadas domésticas que trabajaban en Panamá aumentó a 67,792; 68,275 y 68,972 posteriormente hasta caer en el 2009 a 63,003 y a 60,437 en el 2010.

Esa merma, según representantes de agencias de empleos, se debe a los riesgos de la profesión, como lo son someterse a trabajos forzados y una baja paga.

Leonardo Muñoz, líder comercial en la agencia de empleo Manpower, contó a La Estrella que la empresa que lleva 20 años en Panamá se dedica a captar personas para las áreas de contabilidad, recursos humanos, ayudantes generales y promotores, entre otras, pero no empleadas domésticas ni agentes de seguridad.

La razón, según Muñoz, es simple, prefieren no exponer a las trabajadoras a que no se les pague seguro social ni un salario justo, pues ‘por más que la agencia busque a una persona confiable para trabajar en casa de familia u oficina, no estamos seguros a qué se va a exponer la trabajadora, por eso preferimos no tener empleadas domésticas en nuestra base de datos’.

Manpower recibe por internet o personalmente unas mil hojas de vida a la semana, de personas entre los 18 y 22 años de edad, principalmente para las áreas de promoción y ayudantes generales.

Dos empresas que no tienen en su base de datos empleadas domésticas son Tecoloco.com y Search.

Sandra Vásquez, gerente de país de Search Consulting Group, que agrupa a Tecoloco y a Search, dijo que tampoco reclutan personal de servicio, pues no es su fuerte ni tienen acceso a internet para subir su hoja de vida.

‘En Search nos enfocamos en el reclutamiento de personas para altos mandos, como gerentes de mercadeo y estos son referidos a nuestras oficinas o se contactan por internet; a la semana recibimos hasta 125 hojas de vida’, dijo Vásquez.

Mientras que en Tecoloco.com captan personal para call centers, cajeros, ejecutivos de ventas y a la semana capturan unas 600 solicitudes de trabajo.

EXCLUSIVO PARA EMPLEADAS DOMÉSTICAS

Pero mientras algunas empresas prefieren no reclutar empleadas domésticas, en Chiriquí existe la Agencia de Empleo Doméstico, que se enfoca solo en personas para trabajos de jardinería, limpieza y áreas similares.

América Miranda, dueña de la agencia que opera desde hace 12 años, decidió crear la empresa para aliviar la carga de las familias u oficinas a la hora de buscar personal.

Miranda reconoció que la falta empleadas domésticas en la ciudad se hace sentir hasta Chiriquí, donde la llaman para solicitarle personal de confianza.

‘Cada semana, me llegan unas 150 personas que desean trabajar de las cuales el 60% son mujeres y semanalmente se ponen en contacto con nosotros unos 50 clientes de empresas y residencias que buscan un servicio doméstico’, explicó.

El personal que nos piden es contratado en guarderías, casas y demás empresas. Pero la agencia no solo recoge las hojas de vida y distribuye a los empleadores, dijo la dueña, también vela porque se cumpla el contrato, se le pague el seguro y la empleada no sea maltratada.

EL SALARIO JUSTO

Edgar Angelo, jefe de Conciliación del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral, dijo que el salario mínimo que se le debe pagar a una empleada doméstica son $160 en la Región 1, que comprende Panamá, San Miguelito y Colón, mientras que en el resto del país se pagan $145 dólares al mes más el seguro social.

Y en cuanto al seguro social, la Ley 51 de 27 de diciembre de 2005, todos los trabajadores y trabajadoras que brinden servicios dentro de la República de Panamá deben pagar su cuota a la Caja de Seguro Social. Por ende, el empleador está obligado a pagarle seguro a las empleadas domésticas.