27 de Oct de 2021

Economía

Relevo generacional

La agricultura es una de las actividades más nobles que hay donde el hombre hace producir la tierra y obtiene sustento para sus familias...

La agricultura es una de las actividades más nobles que hay donde el hombre hace producir la tierra y obtiene sustento para sus familias de manera honesta y digna. Hoy por hoy hay menos jóvenes que desean incursionar en esta bella y noble actividad, ya que la consideran poco rentable, llena de riesgos, poco apoyo y consideración por parte de las instituciones financieras y autoridades.

La agricultura ha ido evolucionando de tal manera que solamente aquellos que adquieran nuevas tecnologías, equipos, mejoren sus procesos de valor agregado, midan y calculen realmente el riesgo y lo minimicen a través de seguros adecuados, obtengan financiamientos con tasas bajas y preferenciales y el debido apoyo gubernamental serán aquellos que logren superar los retos que afronta los productores en el sector agropecuario.

Más importante todavía es mantener y fortalecer una actitud positiva y siempre humilde donde se reconoce que siempre hay cosas nuevas que aprender y no es que ya todo lo sabemos.

Es aquí donde está la clave del éxito y la necesidad de capacitarse día a día de manera continua y tenaz.

Entendiendo que el camino no será fácil, pero que al final habrá la recompensa y la satisfacción por alcanzar el éxito y los resultados.

Así mismo es importante estudiar los casos de éxito en el sector y aprender de quienes han tenido buenas y malas experiencias, pero que al final del camino son una fuente valiosa de información y conocimiento.

La asesoría es siempre indispensable y necesaria. Hay profesionales para cada actividad relacionada al sector como transporte, producción, riego, logística, finanzas, exportaciones, comercio etc.

Por ello, deseamos aportar algunas sugerencias para que aquellos jóvenes o relevos generacionales consideren antes de incursionar en el hermoso e interesante sector agropecuario.

>ir< 1- Siempre antes de iniciar el proceso de producción de algún rubro en especifico amarrar a sus compradores. Ya sea para el mercado local o para la exportación.

>ir< 2- Contratar siempre el seguro agropecuario para minimizar riesgos. Mantener las pólizas vigentes y al día en sus pagos.

>ir< 3- Al iniciar producción, utilizar los mejores procesos, manejos y prácticas en la producción. Asesorarse con los expertos tanto del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA) como del sector privado. Siempre consultar con los expertos en el sector. Cada uno de ellos siempre tendrá algo valioso que aportar.

>ir< 4- Para la parte financiera optar por crédito blandos preferiblemente a través de la banca de fomento como Banco de Desarrollo Agropecuario (BDA) y Banco Nacional de Panamá (BNP) con (tazas del 2%).

>ir< Para el tema de garantías bancarias, siempre tener cuidado que se pignora al banco y siempre mantener otros activos libres en caso de contingencias.

>ir< Ofrecer a los bancos solamente lo que se justo y necesario. Hacer avalúos de sus garantías o activos. Nunca poner todos los huevos en la misma canasta.

>ir< 5- Participar activamente en las asociaciones o gremios como la Gremial de Agroexportadores No Tradicionales de Panamá (GANTRAP) y Asociación Panameña de Exportadores (APEX) entre otras. Son una fuente rica de conocimientos y experiencias.

>ir< 6- Diversificar. Gota a gota se llena el vaso.

>ir< 7- Investigar previamente las ventanas de producción y comercialización con los expertos en cada rubro como la GANTRAP, Ministerio de Comercio e Industrias, etc.

>ir< 8- Participar en la medida de lo posible en las ferias tanto nacionales como internacionales con el propósito de conocer los avances y novedades en el sector. Nuevas tecnologías, técnicas de producción, etc. Nunca se termina de aprender y siempre se aprende algo nuevo.

>ir< 9- Leer casos de éxito y fracasos. Aprender de los errores de otros y copiar las formulas de éxito, le llevarán a usted también gozar de los logros.

>ir< La agricultura es la más bella actividad ya se da el contacto entre el hombre y la tierra para hacerla producir. En la medida que el hombre cuide a la tierra, ella le dará bondadosamente sus frutos.