Temas Especiales

25 de Oct de 2020

Economía

Los rascacielos fantasma que no rozaron las nubes

PANAMÁ. En Panamá, el boom inmobiliario por los apartamentos de lujo ha dejado su hervor, y en algunos casos, solo han quedado los cimie...

PANAMÁ. En Panamá, el boom inmobiliario por los apartamentos de lujo ha dejado su hervor, y en algunos casos, solo han quedado los cimientos de los que pudieron ser considerados los rascacielos más grandes de Iberoamérica.

El negocio de los edificios altos tomó dinamismo a inicios del 2006, debido a que estaban dirigidos a satisfacer las necesidades élite del mercado extranjero.

Dos de los rascacielos que serían construidos, pero fueron cancelados por diversas razones, eran el Ice Tower, de 381 metros de altura y 104 pisos o plantas; y el Palacio de la Bahía Hotel & Tower con 353 metros de altura con 93 pisos. Ambos proyectos representaban aproximadamente unos 200 millones de dólares en inversión.

UN FARO APAGADO

Pero uno de los rascacielos que estaba llamado a iluminar a Panamá era el proyecto español Los Faros de Panamá con sus 361 metros de altura y 83 pisos.

Este proyecto consistía en tres edificios, una torre central de 346 metros y dos laterales de 290 metros cada una. Además, el proyecto en planos contemplaba un hotel y mil 716 viviendas, además de un centro comercial.

Los Faros, cuyo costo alcanzaría los 450 millones de dólares, debió terminarse a finales del 2009, pero ahora es una enorme piscina para mosquitos y alimañas. Los Faros de Panamá estaba siendo desarrollado por la promotora Hogalia Panamá, subsidiaria del Grupo Mall, pero se desconoce su futuro.

PANAMÁ, UN PUNTO ALTO EN EL MUNDO

Contrario al escenario anterior, en el país existen y se desarrollan actualmente una gama de edificios altos, entre ellos, por mencionar algunos, Revolution, The Point, Ocean Two, Aqualina Tower, Ocean One, así como la torre Trump Ocean Club.

Y por si fuera poco, en Panamá recientemente se presentó a los medios el proyecto de la Torre Financiera, una estructura simbólica con 427,7 metros de altura.

El proyecto, que tiene un costo de construcción por el orden de los 220 millones de dólares, tiene previsto la culminación en el marco de la celebración de los 500 años del descubrimiento del Mar de Sur, en el 2013.

Pero la edificación de la Torre Financiera y otros rascacielos motivó que a mediados de marzo pasado, la cadena internacional de noticias CNN divulgara que Panamá es el único país del continente americano que tendrá un incremento en el número de edificaciones de gran altura, con 10 de entre 47 y 75 pisos en los próximos años.

El documental de CNN sostiene que las nuevas construcciones que se darán en los próximos años de edificios altos servirán, principalmente, como oficinas, espacios residenciales y hoteles, según detalla la cadena de noticias estadounidense.

LOS MÁS ALTOS DEL MUNDO

Algunos de los rascacielos o edificios más altos del mundo con los que competirá Panamá en los años venideros son: Burj Dubai (818 mts) ubicado en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, le siguen el destruido World Trade Center (417 mts), el Sears Towers (442 mts) y el Empire State (381mts) todos ubicados en Estados Unidos.