Temas Especiales

01 de Jul de 2022

Economía

La seguridad alimentaria o una autarquía

La Seguridad Alimentaria implica garantizar a un país el abastecimiento a precios accesibles de los productos alimenticios básicos. Este...

La Seguridad Alimentaria implica garantizar a un país el abastecimiento a precios accesibles de los productos alimenticios básicos. Este abastecimiento implica la producción nacional de los mismos en cuanto esto da más seguridad de su accesibilidad disminuyendo su dependencia del mercado externo.

Es por esto que casi todos los países desarrollados han pasado por un periodo de autarquía que significa producir lo que se consume y consumir lo que se produce siendo China quizás el último país de salir de este período de autarquía con una gran capacidad productiva que le permite negociar desde una posición ventajosa, los tratados de libre comercio.

En la economía nacional, nuestro modelo económico ha promovido una economía abierta, que por lo contrario a la autarquía ha incentivado la importación para el abastecimiento del mercado nacional. La construcción del canal generó un enclave canalero que negó el desarrollo primario de nuestra economía y facilitó a través de los comisariatos el limitado mercado nacional que en los primeros décadas de vida republicana se circunscribe a las ciudades de Panamá y Colón.

Luego el Canal, facilitó la creación de la Zona Libre de Colón y posteriormente el Centro Bancario, ambas actividades facilitaron las importaciones de bienes alimenticios negando la posibilidad de crecimiento del agro. Nuestro economía se caracteriza por el sobre crecimiento del sector terciario, lo cual genera un comercio importador y por ende una economía abierta.

Cuando se da hoy en día una crisis alimentaria a nivel mundial, Panamá no es capaz de implementar una política de Seguridad Alimentaria porque va en contra de la lógica del modelo de acumulación.

Adicional a estos problemas estructurales el sector primario de nuestra economía es afectado por múltiples problemas coyunturales que incrementan nuestra dependencia alimentaria, tal cual como lo refleja el hecho que en el 2011 se importaron más de mil millones de dólares en productos alimenticios que consecuentemente conlleva a que en este mismo año se dejaron de producir más de 30,000 hectáreas en el sector.

Cada vez que hay déficit de un producto alimenticio se importa, pero en cantidad mayor que la que se requiere generando para el próximo año un mayor déficit. En esta dinámica ya somos deficitarios en la mayoría de los rubros agrícolas.

DIRECTOR DEL CIFE DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ