Temas Especiales

16 de Apr de 2021

Economía

Cómo planificar el uso del capital emprendedor

El plan de negocios debe evolucionar junto con la empresa.

El deseo de empezar un negocio es el primer paso, pero verdaderamente poner las cosas en marcha requiere un plan, una estrategia documentada de pasos para llevar la empresa de idea a entidad en funcionamiento.

Este documento puede parecer tedioso, y lo es, pero es lo que dará estructura a su visión, marcando metas claras y pasos a seguir. No adherirse a esta disciplina conlleva a la improvisación, el mal manejo en el flujo de efectivo y, sobre todo, la falta de planificación para la ejecución de los proyectos.

El plan de negocio debe evolucionar a medida que el negocio también lo hace. Debe ser revisado cada cierto tiempo para implementar nuevas estrategias en todas las áreas del negocio.

La clave es asesorarse y por ello le proporcionamos algunos lineamientos que, como empresario en surgimiento, debe considerar:

¿Con cuánto capital cuento y en qué áreas del negocio lo invertiré? Este tema debe ser manejado meticulosamente, siendo bien específico en todos los aspectos.

¿Cómo distribuiré las ganancias? Es importante saber que el dinero que entra como ganancia debe ser utilizado para el crecimiento de la empresa, por lo que es necesario tener en cuenta cómo será manejado el influjo, cuánto será considerado ganancia neta y cuándo se enfocará en el apoyo de la compañía.

¿Qué proyectos tendrán prioridad? Muchos empresarios al comenzar, ya sea por falta de experiencia o por la emoción de algo nuevo, le dan a todo la misma importancia. Es importante recordar que el que mucho abarca, poco aprieta, por lo que siempre se deben establecer claramente las prioridades.

¿Cuánto personal necesitaré y qué asignaciones tendrán? Un factor que influye en los comienzos de una empresa es tomar en cuenta cuántas personas serán necesarias para alcanzar las metas propuestas y a qué se dedicará cada una de ellas.

Otro error común de los empresarios al comenzar es asumir que ellos podrán hacer todo solos (lo cual, en ciertos casos, podría ser cierto, siendo esta una excepción a la regla) o, en el afán de cortar costos, contratar menos personal del requerido y asignarles más funciones de las que son capaces de llevar. Siempre se debe apartar el tiempo para analizar el manejo de personal.

Recuerde siempre que una empresa necesita organización para crecer, y esto se consigue dándole el tiempo a creando un plan específico y meticuloso que detalle el camino a seguir para alcanzar las metas.