Temas Especiales

06 de Jun de 2020

Economía

Apple, Fiat y Starbucks están en la mira de la CE

La Comisión Europea acusa a las autoridades de Holanda, Irlanda y Luxemburgo de no cobrar los impuestos a las grandes multinacionales

Apple, Fiat y Starbucks están en la mira de la CE
Joaquín Almunia es el vicepresidente responsable de la Competencia en la Comisión Europea (CE).

La Comisión Europea (CE) abrió ayer una investigación sobre el régimen fiscal que aplican Irlanda, Holanda y Luxemburgo a Apple, Starbucks y Fiat, respectivamente, para determinar si son ayudas de Estado ilegales.

El vicepresidente de la CE responsable de Competencia, Joaquín Almunia, recalcó que esta decisión no cuestiona el sistema general impositivo de estos países, sino las medidas particulares aplicadas a estas empresas respecto al impuesto de sociedad.

‘Tenemos razones para creer en este punto que, en estos casos específicos, las autoridades nacionales han renunciado a gravar parte de los ingresos de estas multinacionales o sus beneficios’, afirmó ayer Almunia.

El Ejecutivo comunitario decidió también abrir un procedimiento de infracción contra Luxemburgo por no entregar más que una pequeña parte de la información que se le pidió y de una calidad que Almunia cuestionó. ‘Tienen la obligación de colaborar’, recalcó el vicepresidente de la Comisión, quien recordó que el Ejecutivo comunitario maneja información confidencial como ‘materia prima, todos los días, no se puede hacer este trabajo solo con información pública’.

La decisión tomada ayer se centra en la transferencia de beneficios o ingresos de una filial a otra de un mismo grupo, para evitar supuestamente declararlos en países donde los impuestos son más altos, con unos precios de transferencia bajos.

Almunia indicó que si las autoridades de un país aceptan que la remuneración de una filial asentada en su territorio no corresponde a las condiciones de mercado a la hora de cobrarle impuestos, ‘puede querer decir que esta compañía está recibiendo un trato preferente’ que puede suponer una ventaja competitiva frente a otras empresas, y por tanto ser una ayuda estatal ilegal.