Temas Especiales

15 de May de 2021

Economía

Brecha de inversión en agua potable y saneamiento

Un estudio cuantifica la inyección económica pública que requiere el sector para alcanzar la cobertura

El sector agua no se benefició del agresivo plan de inversiones del presidente Ricardo Martinelli. La brecha anual de inversiones en saneamiento es de 194 millones de dólares, mientras que en agua potable alcanza los 65 millones de dólares al año, según los cálculos del Monitoreo de los Avances del País en Agua Potable y Saneamiento (MAPAS).

El informe, elaborado de forma conjunta por el Banco Mundial y el Ministerio de Salud, retrata la insuficiencia de las inversiones planificadas para alcanzar las metas de cobertura nacional de agua ($115 millones) y saneamiento ($66 millones) trazadas por el gobierno para el 2015.

La nueva administración requiere invertir $332 millones para cubrir al 90% de la población con agua potable, y al 76% con servicios sanitarios hasta el año 2015, y aun así, un millón de personas seguiría sin acceso a estos servicios, sugiere el estudio.

HALLAZGOS

A pesar de los grandes avances en cobertura de agua potable y saneamientos reflejados desde 1990, las áreas rurales y periurbanas siguen en gran medida desatendidas. El 82% de los afectados viven en estas áreas.

Por ello, es esencial, según MAPAS, financiar el mantenimiento y la reposición de la infraestructura que ya está llegando al final de su vida útil, con el lastre de deficiencias operativas y de mantenimiento que implican. Esto requeriría un aporte de capital público y privado de 362 millones de dólares adicionales.

HOJA DE RUTA

El análisis de MAPAS concluye en la urgencia de una reforma legal e institucional que facilite la reorganización del sistema, además, un liderazgo efectivo para la adopción de políticas sectoriales con criterios de equidad, revisar la política tarifaria de las grandes ciudades e introducir alternativas de servicio más económicas para áreas con alta pobreza.

Javier Arias, director del Centro Nacional de Metrología exaltó la necesidad de empezar a medir la calidad y cuantificar los avances de las obras públicas para garantizar sus resultados.

Uno de los estandartes del presidente electo, Juan Carlos Varela, fue ‘100% agua potable, 0 letrinas a nivel nacional’, reto que se suma a la carga presupuestaria que hereda de los proyectos llave en mano.