Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Economía

Carta a mi amiga emprendedora ejecutiva

Un emprendimiento no solamente genera riqueza al país, sino muchas satisfacciones para quien lo realiza

Querida amiga, primero que todo quiero felicitarte por tu emprendimiento. No debe haber sido fácil dejar una posición ejecutiva en una de las principales empresas del país para empezar una nueva empresa. Serán muchos los obstáculos que tengas que enfrentar, pero también habrá grandes gratificaciones.

Un emprendedor no solamente genera riqueza al país, a través de empleos, pagos de impuestos y utilidades; sino muchas satisfacciones para quien lo realiza de la mejor manera.

El emprendimiento corresponde a diversas estrategias de intervención que permiten mejorar las condiciones para el desarrollo exitoso de emprendimientos liderados por mujeres, y combina una coordinación nacional destinada a generar acciones de positivas en todo el país y una gestión local institucional proactiva, con el fin de contribuir a la construcción de un escenario favorable para la inclusión de las mujeres en el ámbito del trabajo independiente.

Quisiera regalarte algunas recomendaciones basadas en mi experiencia, con aciertos y errores, que es la mejor manera de aprender a saber que tipo de ayuda se necesitas en el mercado .

1. Obsesiónate por la calidad. Puedes tener recursos económicos cuantiosos y un gran publicista, pero si el servicio es malo, no lograrás un éxito sostenido. Esfuérzate porque tu servicio sea bueno, pero además porque el cliente tenga la oportunidad de saberlo.

2. Diferénciate en el mercado. Identifica cuáles son las necesidades del mercado y decide cuáles de ellas puede satisfacer mejor tu empresa. Es clave que te diferencies de los competidores en un atributo importante para los clientes y donde te destaques. Ninguna empresa puede hacer todo, ni mucho menos, todo bien. En esta tarea, elige una buena marca.

3. Cuida tu flujo de caja. No hay dinero que alcance si la empresa no genera ingresos suficientes. En las primeras etapas será difícil. Debes realizar las inversiones necesarias, pero también cuidar que no se malgasten los recursos. Muchas empresas fracasan en sus comienzos por quedarse cortas de flujo de caja.

. Aprende a reconocer qué tipo de ayuda necesitas. Te sobrarán socios y aliados potenciales que ofrezcan maravillas. Es clave que aprendas a decidir cuándo contratar un recurso, aliarte con otra empresa o asociarte para adquirir capacidades necesarias. No compartas capital de la empresa sino es necesario.

5. Encuentra un cliente padrino/madrina. Este es un cliente estratégico que no solamente puede generar ingresos a tu compañía, sino que te ayuda a aprender y mejorar. Si es una marca emblemática mejor, ya que envía una señal al mercado de que tu empresa tiene clientes conocidos y puede jugar en grande.

Te dejo una última recomendación que no quiero que olvides jamás: ‘tu decidiste emprender y es un gran paso, así que disfruta el camino’, independientemente del resultado, que de seguro será un gran éxito.

DIRECTOR DE DATANÁLISIS