Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Economía

Se complica ingreso de China al Caribe

La demorada inauguración de un centro vacacional en Bahamas empaña los planes de China de participar en proyectos en el Caribe

Se complica ingreso de China al Caribe
El complejo en Nassau debió abrir en abril pasado.

El centro vacacional de lujo Baha Mar de $3,500 millones en las Bahamas, durante largo tiempo un sueño de la familia suizo-bahameña Izmirlian, por poco fue víctima de la Gran Recesión cuando los inversores empezaron a retirarse en 2008. Entonces llamó a la puerta China.

Gracias a un préstamo de $2,400 millones del banco de exportaciones e importaciones de China, 4,000 trabajadores importados y $150 millones en acciones para un nuevo desarrollador, el proyecto fue rescatado. Para los chinos, Baha Mar era algo para mostrar, una carta de presentación para poder expandirse en América con megacentros vacacionales y enormes proyectos de construcción, incluido el de una vía navegable en Nicaragua para competir con el Canal de Panamá.

Ahora, repetidas demoras en la inauguración de Baha Mar han empañado los planes de China en el Caribe y obligaron al centro turístico a perderse la temporada pico invernal de viajes. Las disputas entre el constructor, China Construction America Inc., y los Izmirlian se convirtieron en una riña en las Bahamas, donde los funcionarios contaban con el centro vacacional para levantar una economía de $8,400 millones que el año pasado sólo creció un 1%.

‘Desde el origen del proyecto, existió la preocupación de que el desarrollador estaba asumiendo demasiadas tareas de una sola vez y debería haber utilizado un enfoque gradual', dijo K. Peter Turnquest, miembro del parlamento y presidente de SkyBahamas Airlines Ltd. ‘Lo que la gente se pregunta es si ahora, teniendo en cuenta las demoras, este desarrollador será capaz de llevar este proyecto a buen término en un lapso razonable'.

$8,200 MILLONES

China Construction America no respondió los llamados telefónicos ni los correos electrónicos de Bloomberg en los que se le pedían declaraciones sobre el proyecto.

Según el China Global Investment Tracker, que reúnen AEI y la Heritage Foundation, las compañías chinas invirtieron como mínimo $8,200 millones en el Caribe y Centroamérica en la última década. Los acuerdos recientes, que no figuran en su totalidad en la base de datos, incluyen un puerto de $36,000 millones en Antigua, financiamiento para una planta de biopesticidas en Cuba y el canal planeado para Nicaragua.

Las incursiones chinas han sido bien recibidas por los gobiernos caribeños necesitados de dinero. Si bien el turismo se está recuperando, el crecimiento económico es desigual en una región donde los gobiernos siguen luchando con una de las cargas de deuda más pesadas del mundo. El mes pasado los acreedores de Granada acordaron reestructurar $262 millones de bonos mundiales.

Cuando se logre inaugurarlo, Baha Mar será observado de cerca ya que su éxito o fracaso afectará la velocidad con que las firmas chinas podrán avanzar con la expansión que planean en el resto del Caribe y América Latina.

==========

PROYECTOS

El gigante asiático financia varias megaobras en América.

El centro vacacional de lujo Baha Mar es una inversión de $3,500 millones en las Bahamas.

China ha invertido en megaproyectos ubicados en Centroamérica y el Caribe unos $8,200 millones.