Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Economía

Denuncian ante la CE la diferencia de precios para turistas en Venecia

Italia fue ya condenada en 2003 por los precios de los museos diferentes según la nacionalidad, pues los italianos pagaban menos.

Denuncian ante la CE la diferencia de precios para turistas en Venecia
En 2003, Italia fue condenada por abuso de precios en los museos.

Un ciudadano belga ha presentado una denuncia ante la Comisión Europea (CE) para que investigue la ‘exagerada' diferencia de precios que se aplican a los turistas respecto a los residentes en una de las ciudades más visitas del mundo: Venecia.

La noticia la recoge y confirmó ayer la prensa italiana y asegura que la CE está ya investigando la denuncia en base a los tratados europeos que imponen libertad de circulación e igualdad de trato para todos los ciudadanos de la Unión Europea.

El turista belga se refiere en su denuncia a cómo los visitantes de la Ciudad de los Canales deben pagar precios desorbitados en los transportes, para utilizar los baños públicos o incluso conectarse a las zonas Wi-Fi libres puestas a disposición del ayuntamiento, mientras que para los residentes estos servicios son baratos o gratuitos.

El diario La Stampa publicó ayer que una familia compuesta por una pareja y dos hijos que visite la ciudad tendría que pagar por un viaje de ida y vuelta desde la estación central de Santa Lucia a Plaza San Marco con el vaporetto 56 euros, mientras que una familia veneciana sólo 10.4 euros. Lo mismo sucede con las visitas a los museos de la ciudad, donde los residentes entran gratis, pero para una familia de turistas el billete de cuatro personas al Palazzo Ducale costaría 58 euros.

Otro de los puntos que también recoge la denuncia del turista belga son los servicios de primera necesidad como los baños públicos, que en Venecia se pagan. Si una familia de cuatro personas tiene que ir dos veces al baño durante una jornada pagaría hasta 12 euros, mientras que sólo les costaría dos euros si fueran venecianos.

La denuncia detalla también el costo una conexión Wi-Fi para un turista, al que cuesta como mínimo 10 euros, mientras que es gratuita para los residentes.

Italia fue ya condenada en 2003 por los precios de los museos diferentes según la nacionalidad, pues los italianos pagaban menos.