Temas Especiales

10 de Apr de 2020

Economía

Privatización no está en debate

Esto convierte en casi imposible la privatización del registro panameño, por lo menos por los próximos cinco años

Privatización no está en debate
Panamá no está solo en el mercado de los abanderamientos. Liberia, Islas Marshall, Hong Kong y Singapur también compiten en el negocio.

Para privatizar el registro naviero se requeriría una reforma profunda, señaló el director de la marina mercante panameña, Fernando Solórzano, que no está a favor. ‘Hacerlo significaría un giro de 180 grados en el mecanismo de administración. Yo no creo que sea necesario', añade.

Aunque Solórzano reconoce que el actual modelo de negocio del registro ‘está agotado' y que hay que evaluar medidas ‘para simplificar trámites, reducir costos y resolver oportunamente y mantener la flota cautiva', considera que el sistema debe mantenerse con el modelo estatal, porque brinda recursos al Estado ($80 millones anuales).

Esto convierte en casi imposible la privatización del registro panameño, por lo menos por los próximos cinco años.

La Asociación Panameña de Derecho Marítimo (Apademar), en el documento ‘Registro Buques Panameños', recomendó convertir el registro naviero local en una empresa público-privada, como Tocumen, S.A., para devolverle la competitividad que ha perdido frente al incremento de nuevos y modernos sistemas de inscripción de naves que funcionan con el modelo corporativo.

En los últimos dos años, el registro naviero panameño ha perdido un millón de toneladas brutas. Entre 2012 y 2014, la flota mercante pasó de tener 218,663,214 a 217,804,861 de toneladas de registro bruto.

El director de marina mercante explicó que la desaceleración en el crecimiento de la flota mercante panameña es consecuente con las amplias libertades para negociar los costos y los novedosos sistemas en línea con que cuentan los principales competidores del país para proveer el servicio que, además, tienen la ventaja de manejar flotas más pequeñas.

El documento de Apademar establece que el modelo corporativo podría emprender un programa más agresivo de mercadeo y ofertas, dependiendo de la demanda internacional.

Además, permitiría la contratación de personal calificado y bilingüe con estabilidad laboral, así como una escala salarial cónsona con sus habilidades y la opción de bonos de productividad.

Las acciones de la empresa serían cien por ciento estatales, por lo que tendrían que pagar dividendos anuales.

La nueva empresa funcionaría con una autonomía total sobre su patrimonio con miembros de la junta directiva a cargo de funcionarios nombrados por el Ejecutivo.

A pesar de dos años continuos en decrecimiento, la flota mercante panameña se mantiene como la más grande del mundo, con 8,092 naves inscritas.

El director de marina mercante agregó que no se debe apostar a un alto crecimiento de la flota porque ‘cuanto más grande es el registro, mayor cantidad de recurso humano tiene que contratarse y mayor es la cantidad de gastos que deben ejecutarse para responder a las necesidades'. A su juicio, ‘ lo importante para los navieros es la calidad y seriedad del servicio'.

Belisario Porras, abogado de Patton, Moreno y Asvat, una de las más fuertes firmas en registro naves, considera que es necesario establecer una política de mercadeo efectiva para resaltar las ventajas del registro panameño sobre otros. ‘El sistema panameño, al ser estatal, ofrece mayor estabilidad y mejores recursos de respuesta que los competidores corporativos', explicó Porras, quien considera, sin embargo, que es conveniente revisar el modelo actual, para ver si gestiones como la de Tocumen o la ACP son aplicables al registro en operación y toma de decisiones.

==========

Fernando Solórzano

‘ Yo no he hablado de privatización. Hacerlo significa un giro de 180 grados en el mecanismo de administración',

DIRECTOR DE MARINA MERCANTE