Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Economía

La Fed está dispuesta a subir las tasas en septiembre

El ciclo de subidas será muy paulatino y dilatado en el tiempo, permitiendo a la economía de EEUU seguir expandiéndose a un ritmo moderado

Parece que la recuperación de la economía estadounidense, tras su debilitamiento del 1T 2015, está ganando impulso lentamente, como queda patente en la mejoría del mercado laboral, el mercado inmobiliario, las ventas minoristas y las encuestas empresariales.

También las lecturas de inflación salarial y de precios al consumo apuntan a que la lenta pero constante normalización de las condiciones económicas en Estados Unidos de los últimos años podría estar alcanzando una fase decisiva. La Reserva Federal estadounidense (Fed) ha dado cuenta de esta evolución: al mantener prácticamente sin cambios sus previsiones económicas y de tasas monetarias en su reunión de junio, está señalando que la primera subida de las tasas de interés podría estar cercana, posiblemente en septiembre de 2015, como preveíamos.

Otro aspecto importante es que se ha dejado claro que el ciclo de subidas será muy paulatino y dilatado en el tiempo. Esto permitiría a la economía estadounidense seguir expandiéndose a un ritmo moderado, ligeramente por encima de la tendencia de su tasa de crecimiento a largo plazo.

Las noticias procedentes de la zona euro siguen dominadas por la irresoluta (al cierre de esta edición) situación de estancamiento de las negociaciones entre Grecia y sus acreedores. El discurso se ha tornado más contrapuesto, pero ambas partes tienen interés en llegar a una solución, que es nuestra previsión principal. El riesgo es que las negociaciones puedan dilatarse más allá de fechas decisivas, como el 30 de junio. Los mercados financieros ya han reaccionado negativamente, con bajadas por parte de los mercados de renta variable de la zona euro y subidas en los intereses de la deuda soberana de la mayoría de sus países, en las últimas semanas.

Por el momento, los datos de las encuestas empresariales se mantienen bastante bien, de media, pero la proliferación de la incertidumbre sobre Grecia conllevará el riesgo de que el consumo y el clima empresarial se vean más gravemente afectados por contagio.

La economía inglesa sigue creciendo con fuerza, aunque a un ritmo algo menor que durante la mayor parte de 2014. La mejoría del mercado laboral ha ofrecido entre tanto nuevos signos de reforzamiento salarial, alcanzando en abril su máxima cota de los últimos seis años. Aún así, las perspectivas de inflación a corto plazo siguen siendo contenidas, ya que los efectos de la bajada del precio del petróleo y la intensa competencia en el sector minorista están lastrando la inflación de los precios de energía y alimentos. No obstante, seguimos previendo que el Banco de Inglaterra eleve las tasas de interés a finales de 2015, puesto que el crecimiento de los salarios proseguirá en los próximos meses y probablemente la inflación se incremente de cara al cierre del año.

No observamos motivos para modificar nuestra actitud de precaución hacia los grandes mercados emergentes. Los datos económicos de China muestran signos de estabilización, pero el panorama sigue siendo heterogéneo. Por ello, prevemos también una nueva relajación de la política monetaria. En el caso de la India, a pesar de la mejoría de los datos de actividad del 2T, seguimos siendo escépticos sobre las perspectivas a medio y largo plazo, ya que el entusiasmo reformista del gobierno parece estar atenuándose. El posible repunte de la inflación en los próximos meses también podría evitar que el Banco de la Reserva de la India relaje más su política monetaria.

La contracción de la economía rusa durante el 1T parece haberse prolongado al 2T. El vuelco de los términos de comercio derivado de la bajada de los precios del petróleo impone un reequilibrio de le economía, conforme a un tipo de cambio real más reducido.

No se observan aún signos de mejora de los datos, y no esperamos que se registren signos de dicha mejora antes de final de año. Por contra, Brasil, que sufre también los efectos de la bajada de los precios de las materias primas, se ve aquejada sobre todo por las consecuencias del despilfarro presupuestario, que podría requerir bastante tiempo para resolverse.

HEAD OF GLOBAL MACRO RESEARCH

==========

‘La economía seguirá expandiéndose a un ritmo moderado, ligeramente por encima de la tendencia de su tasa de crecimiento a largo plazo'.