Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Economía

La minería de oro artesanal subsiste en Costa Rica en medio del peligro

El Gobierno costarricense permite este tipo de actividad, siempre que se respeten medidas ambientales.

La minería de oro artesanal subsiste en Costa Rica en medio del peligro
El proceso para hallar el oro no es sencillo pues no se trata de cavar y encontrarlo.

Con escasas medidas de seguridad y en medio de conflictos por la propiedad de tierras, la minería de oro artesanal subsiste en la localidad de Abangares, en Costa Rica, donde la fiebre del oro se mantiene vigente desde hace décadas.

Extensas y duras jornadas en las minas de las montañas de Abangares, en la provincia de Guanacaste, son el pan de cada día para unos 800 mineros conocidos como ‘coligalleros', que en muchas ocasiones arriesgan su integridad física en busca de unos gramos de oro.

El Gobierno costarricense permite este tipo de actividad, siempre que se respeten medidas ambientales y que los mineros estén asociados en una cooperativa. En la actualidad existen tres de ellas en la zona.

‘La minería es artesanal. Hay dos o tres compradores de oro grande. Un gramo de oro vale alrededor de 15.000 colones (28 dólares), el que saca cinco gramos está volando (buena racha)', explicó a Acan-EFE el exminero Ronald Montoya.

El proceso para hallar el oro no es sencillo, comenta Montoya, pues no se trata de cavar o romper un pared y encontrar una pepita de oro.

‘El oro está en cuarzo. Hay que sacarlo en bruto, pasar por el quebrador para disminuir el tamaño de la piedra, luego una plancha de hierro para triturar y sacar partículas por medio de fricción. Luego viene el proceso con mercurio que atrapa el oro con algunas impurezas', relató Montoya.

Luego aparece un proceso de lavado para remover el mercurio y finalmente con fuego se desprenden los residuos, que da como resultado final el oro.

En los túneles de estas minas artesanales los trabajadores arriesgan sus vidas ante la posibilidad de que ocurra algún derrumbe de las paredes y las medidas de seguridad son prácticamente nulas, con excepción de las cuerdas que utilizan para descender.