Temas del día

28 de Feb de 2020

Economía

Hay amenaza de huelga en recta final de la ampliación

A través de un comunicado, GUPC indicó que la ACP no cumple de forma puntual con sus responsabilidades de pagos

Hay amenaza de huelga en recta final de la ampliación
La ampliación del Canal de Panamá a través de un tercer juego de esclusas presenta un avance del 96%.

Aunque el contratista Grupo Unidos por el Canal (GUPC) no ha dicho que no culminará la obra, ‘ha insinuado que se podría dar una situación similar a la de inicios del 2014', indicó a La Estrella de Panamá el administrador de la vía interoceánica, Jorge Luis Quijano, en alusión a la paralización de obras de ese año.

Del 5 al 20 de febrero de 2014, el contratista suspendió los trabajos de ampliación de las nuevas esclusas porque la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) no reconocía los ‘sobrecostos' presentados, que alcazaban los $1,600 millones.

Actualmente, a solo un 4% del final de la obra, GUPC ha indicado que ‘la ACP no cumple de forma puntual con sus responsabilidades de pago'. ‘No se trata de que no se pague a tiempo, sino que no se pagan las cantidades adecuadas al trabajo realizado', detalla el consorcio en un documento entregado a la prensa.

La ACP reveló, por su parte, que la empresa Sacyr, que lidera el consorcio, había solicitado un préstamo por $190 millones para culminar la obra, a lo que GUPC contestó que no pedía un préstamo, sino el pago oportuno de los trabajos completados.

‘Lo que ellos han estado sugiriendo es que no le prestemos mucha atención a lo que encontramos en el campo, si no a los que ellos ponen en el papel',--JORGE LUIS QUIJANO--ADMINISTRADOR DE LA ACP

La imposición de ‘barreras burocráticas', señala GUPC, ha hecho complejo el proceso de pago por trabajos realizados y entregados, lo que ha comprometido la situación financiera del grupo, reiteró el contratista, que cita, como ejemplo, la instalación satisfactoria de los bolardos o postes del proyecto que, sin embargo, no ha sido cancelada por la ACP.

El Canal, argumenta, por su parte, que para pagar y dar por completado el trabajo requieren una certificación de calidad , en concreto, ‘de cómo se apretaron las tuercas'.

Quijano sostiene que, a estas alturas del trabajo, no es necesaria ninguna reunión con el contratista para discutir el tema, porque la ACP paga siempre dentro de lo que estipula el contrato. ‘Pagamos religiosamente antes de los 56 días, incluso antes de 30 días de la presentación de la factura', aseguró. Y explicó que GUPC entrega su factura y la ACP sale al campo a revisarlos trabajos, antes de hacer el pago, porque el progreso de la obra es el que dicta lo que se va a pagar.

Según Quijano, si GUPC presenta una factura por $50 millones y al validarse los trabajos sólo se encuentra que se ha ejecutado entre $30 y $35 millones, eso es lo que se paga.

‘Lo que ellos han estado sugiriendo es que no le prestemos mucha atención a lo que encontramos en el campo, sino a lo que ellos ponen en el papel y eso es irse fuera del contrato', enfatizó.

Quijano insistió en que han cumplido a cabalidad el acuerdo establecido con GUPC en 2014, para reactivar las obras. ‘Hemos hecho todos los pagos correspondientes a ese acuerdo; no veo ninguna razón por la cual ellos estén, en esta etapa del partido, diciendo que no hemos pagado', añadió.

Para el administrador de la ACP, si hay una discrepancia entre la cuenta que ellos presentan y los trabajos realizados, GUPC debe atenderla, porque la ACP también verifica la calidad.