Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Economía

Economía brasileña se contrae 0.3% en primer trimestre

Las cifras confirman la profunda crisis que Brasil atraviesa desde hace más de un año

Economía brasileña se contrae 0.3% en primer trimestre
Fotografía panorámica de archivo del 9 de mayo de 2012 de Río de Janeiro (Brasil). La recesión en Brasil, la mayor economía sudamericana, se agravó en el primer trimestre de este año, cuando el Producto Interior Bruto (PIB) se contrajo un 5,4 % en comparación con el mismo período de 2015, informó el Gobierno hoy, miércoles 1 de junio de 2016..

La economía de Brasil, que atraviesa su peor recesión en décadas, se contrajo un 0.3% de enero a marzo en relación al trimestre anterior, su quinto trimestre consecutivo en rojo, informó hoy el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE, estatal).
La caída del PIB los economistas de Itaú Unibanco, el mayor banco privado de Brasil, que proyectaban una contracción  de la mayor economía latinoamericana es sin embargo inferior a la esperada por 
de 0,8% en el primer trimestre del año.En relación al mismo periodo de 2015, la caída de la economía brasileña fue de 5.4%, también inferior al -6.1% proyectado por Itaú.
Las cifras confirman la profunda crisis que Brasil atraviesa desde hace más de un año, en medio del desplome de los precios de las materias primas, una intensa lucha política que ha apartado del poder a la presidenta Dilma Rousseff y una megainvestigación de corrupción que tiene como blanco a gran parte de la élite política y empresarial de este gigantesco país de 204 millones de personas.
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) revisó este miércoles a la baja sus estimaciones para la economía brasileña y proyectó una contracción de 4.3% para 2016 y una de 1.7% para 2017.
Las previsiones de la OCDE son bastante más pesimistas que las del mercado brasileño: el último informe Focus, publicado el lunes pasado por el Banco Central de Brasil en consulta con un centenar de operadores, anticipa una caída del PIB de 3.81% este año -igual que el gobierno- y un crecimiento de 0.55% en 2017.
De enero a marzo pasado, uno de los sectores productivos más golpeados fue la industria, con una retracción de 1,2% en relación a los tres meses previos, así como la agropecuaria (-0.3%) y los servicios (-0.2%).
El consumo de las familias cayó 1.7% y las inversiones 2.7%, pero el consumo del gobierno aumentó 1.1% y las exportaciones crecieron un importante 6.5%, mientras las importaciones cayeron un 5.6%.