24 de Feb de 2020

Economía

Exportaciones agropecuarias continúan en picada

Las exportaciones agropecuarias se redujeron 15.4% en enero 2017

Las exportaciones agropecuarias continuaron en picada en el primer mes de 2017, revelan las cifras de la Contraloría General de la República.

Según las estadísticas oficiales, las exportaciones agropecuarias se redujeron 15.4% en enero de 2017. En este mes, sumaron $3.3 millones, por debajo de los $3.9 millones de enero 2016.

En detalle, las estadísticas revelan que, en enero de 2017, las exportaciones de banano se redujeron 10.5% y las exportaciones de melón descendieron 42.4%. Igualmente, cayeron las exportaciones de sandía (-75.5%), de carne de ganado vacuno (-81.1%) y de ganado vacuno bovino (-0.1%). Contrario a lo anterior, en enero 2017 se expandieron las exportaciones de piña (2.3%) y las exportaciones de azúcar (77%), revela la Contraloría.

TENDENCIA

El deterioro de esta actividad económica data de varios años. Según la información oficial, en 2013 las exportaciones agropecuarias cayeron 0.1%, en 2014 disminuyeron 3.2%, en 2015 se contrajeron 12.5% y en 2016 bajaron 4.8%.

Como resultado, el valor de las exportaciones agropecuarias disminuyó 20% de 2012 a 2016. Durante este periodo, casi todas las exportaciones del campo se deterioraron. Este es el caso de la exportación de melón, que se redujo 38%, la piña (-62%), el azúcar sin refinar (-12%), el café (-50%), la carne de ganado vacuno en pie (-84%), la carne de ganado bovino (-36%) y la sandía (-1%).

De 2012 a 2016, el único producto agropecuario que aumentó sus exportaciones fue el banano, y se incrementó apenas 3% durante estos cuatro años.

CRISIS SIN FONDO

La situación de la actividad agropecuaria no solo se ve reflejada en las exportaciones. La crisis de este sector se observa también en la producción. Datos recientes revelan que la participación de este sector en la economía nacional apunta a desaparecer en los siguientes años.

En 1950, el Producto Interno Bruto (PIB) del sector agropecuario representaba 25% del valor total de la producción nacional y, veinte años después, en 1970, el aporte del sector agropecuario a la economía nacional se redujo a 15%. La tendencia persistió y, en 2000, el PIB agropecuario representaba apenas 7% de la economía nacional, en 2010, 3.1%, en 2015, 2.2% y en 2016, 2.2%.

SIN MANO DE OBRA

A los problemas anteriores, se suma la escasez de mano de obra en el sector agropecuario, explicada, en gran parte, por el hecho de que otras actividades ofrecen mejores condiciones económicas y laborales.

Al respecto, el ministro de Desarrollo Agropecuario, Eduardo Carles, en una entrevista previa, reconoció que ‘la demanda laboral agropecuaria es creciente y la oferta es menor'.

A pesar de lo anterior, Carles apuesta por revertir a tendencia del sector agropecuario e invita a invertir en esta actividad económica