Temas Especiales

13 de Aug de 2020

Economía

Avanzan negociaciones de acuerdo UE-Mercosur

Aunque los negociadores reconocen que la búsqueda del acuerdo será complejo, pero positivo, apuestan porque se concrete antes de fin de año

Avanzan negociaciones de acuerdo UE-Mercosur
El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis (d), reunido ayer en el Palacio de Santa Cruz de Madrid.

Negociadores y responsables políticos de la Unión Europea (UE) y Mercosur apostaron ayer por conseguir que un amplio acuerdo se concrete antes de fin de año, durante un seminario sobre el tratado de libre comercio entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur, en la Casa de América de Madrid para avanzar en el acuerdo.

Asimismo coincidieron en la complejidad de las negociaciones y en la necesidad de que todos salgan ganando, con la perspectiva de que se abran recíprocamente sendos mercados, de casi 300 millones de habitantes en Suramérica y de quinientos millones en la Unión Europea.

La comisaria de Comercio de la UE, Cecilia Malmström, se mostró convencida de que ‘el futuro acuerdo supondrá una ventana de oportunidades y un nuevo impulso para ambas regiones', y destacó el ‘impacto positivo' de sus medidas.

Una idea similar expresó el ministro español de Exteriores, Alfonso Dastis, quien clausuró ayer seminario se mostró confiado en que antes de final de año haya un acuerdo entre la UE y Mercosur, en unas negociaciones ‘complejas' pero que tendrán un ‘impacto positivo'.

Dastis señaló que España es un firme aliado de la UE en el impulso económico y estrechamiento de las relaciones con Latinoamérica, en especial con Mercosur, y destacó la importancia estratégica del país debido a sus ‘valores comunes y herencia cultural con Sudaméérica'.

En el caso de que se lograra un acuerdo, casi todo el territorio latinoamericano estaría cubierto por acuerdos de libre cambio con la Unión, agregó el jefe de la diplomacia española. Dastis también afirmó que el fortalecimiento de los lazos comerciales entre las dos regiones representará un aumento en más de 250 millones de potenciales consumidores para Europa y más de 500 millones para las empresas de América Latina, además de facilitar el movimiento de personal de alta calificación entre ambos bloques.